Eliminar las células zombis puede ayudar a prevenir el envejecimiento.

Eliminar las células zombis puede ayudar a prevenir el envejecimiento. iStock

Moda y Belleza

¿Qué son las células zombis y por qué cada día hablamos más de ellas?

Se encuentran en un estado de hibernación y, con el tiempo, pueden acabar obstruyendo la piel y mermando su capacidad para prevenir el envejecimiento cutáneo.

30 noviembre, 2022 03:05

El mundo de la belleza en general y el de la cosmética en particular se encuentra en un proceso de avances muy potente. La investigación y la formación no tienen freno con el fin de paliar los efectos de ciertas patologías y, en definitiva, de proporcionar cierto bienestar general, ya que un cabello y una piel sana siempre suman a todos los niveles.

[Por qué el colágeno es tan importante para la piel y el cabello]

Es por ello que siempre me gusta aconsejar la apuesta por cosmética que invierta en I+D, ya que nos asegura su compromiso por mejorar su eficacia y sus resultados en la piel. Hoy me gustaría retomar un concepto que para muchos sonará algo macabro, pero del que se habla cada día más en el sector por lanzamientos en determinadas marcas que trabajan para mejorar la piel ante la aparición de las células zombis.

Obviamente, no implica que por nuestra piel caminen o se deslicen ciertos elementos que intoxiquen nuestra barrera cutánea, pero sí es verdad que pueden generar ciertas patologías o, al menos, provocar incomodidad.

Lo que sí debemos saber es que las conocidas como células zombis no están ni vivas ni muertas. Según los expertos, son células que se encuentran en un estado de hibernación, lo que se traduce en que son células que no se renuevan ni destruyen.

Resulta que en pieles que aún se consideran como jóvenes, dichas células se autoeliminan de forma natural a través de un mecanismo de muerte celular programada llamado apoptosis, que permite a la célula comprimir y reducir a su mínima expresión los residuos generados en el desarrollo de sus funciones.

Y también resulta que a medida que pasan los años y nos exponemos con menos defensa a factores que aumentan el conocido como estrés oxidativo, por ejemplo, los rayos solares, el tabaco o el alcohol, o la polución que cubre las ciudades, las células zombis se acumulan obstruyendo la piel y mermando su capacidad para prevenir el envejecimiento cutáneo.

Es decir, que facilitan la aparición de arrugas, la pérdida de densidad, de firmeza, de elasticidad, reduciendo su luminosidad y favoreciendo el enrojecimiento cutáneo.

Existen productos que ya se formulan teniendo en cuenta esta situación con el fin de mejorar la piel y favorecer su eliminación para reducir el proceso de envejecimiento de la piel. Trabajan a nivel celular, evitando el envejecimiento celular, protegiendo las células y el ADN celular.

Lo más importante en este caso es acudir a un experto que pueda analizar de manera personalizada la piel y que determine qué productos o tratamientos de cabina resultarán más efectivos para acabar con este “ataque zombi”.