Si alguien pensaba que por el mero hecho de jugar el Málaga de local acabaría ganando todos los partidos en La Rosaleda estaba muy equivocado. Es cierto que el equipo de José Alberto sube prestaciones en casa, pero aún está lejos de ser un equipo total y sobre todo, de saber administrar la gasolina que tiene en sus piernas. Con el ímpetu no fue suficiente para sentenciar ante el Real Zaragoza cuando dominaba y acabó pagándolo con un empate que lo mantiene en mitad de la clasificación.

Noticias relacionadas

Claramente de más a menos, el equipo blanquiazul tuvo una primera parte en su línea de equipo dominador y ofensivo que muestra cuando juega con su gente. Sin embargo, los cambios, la falta de ritmo de algunos de ellos y quizás el miedo a perder acabó lastrando al conjunto malaguista, que estuvo más cerca de acabar el partido en su área que en la del rival, lo que demuestra cómo acabaron unos y otros.

Es evidente que la gasolina fue un factor determinante en el partido. Llegó demasiado justo el conjunto blanquiazul. Y sin Paulino, con Escassi desde el banquillo, con Sekou aún lejos del nivel físico que se le espera, con Antoñín sin confianza, con Jairo casi descartado, pues al final fue un batiburrillo de querer pero sin poder.

Arranque esperanzador

Y eso que había buen ambiente en la grada, que la afición estaba animosa y que venía un Zaragoza con muchas dudas y abonado al empate. El arranque, en cualquier caso, fue prometedor con presión alta y derroche físico. Pero tras zafarse de esa puesta en escena, el conjunto maño alzó la voz. Lo hizo por medio de Bermejo, que con dos intentos seguidos llevó el miedo a la grada, sobre todo en la segunda volea que detuvo Dani (14’).

Pero el Málaga en casa es otro rollo y rápidamente retomó las riendas del partido. Lo hizo con un golazo de tiralíneas, de los que se entrenan en el día a día. Robo de Kevin, apertura a la banda, centro raso al primer palo de Víctor y anticipación de Brandon para rematar con el tacón y poner el 1-0 en el luminoso (28’).

El Málaga estaba siendo mejor y el resultado era justo premio. Además, los de José Alberto siguieron a lo suyo, sin conformarse con el primero de la noche. Una falta lejana de Jozabed que peina Peybernes, un centro de Javi que remata Genaro y detiene Álvarez entre las piernas o la insistencia y la presencia en el área rival.

Sin embargo, el gol del empate llegó cuando más daño puede hacer, en una jugada aislada y antes del descanso. Balón raso de Zapater desde un costado, Narváez que recibe escorado, casi pegado a la cal, y su disparo potente y abajo que se cuela entre las piernas de Dani Martín. Empate injusto para poner el 1-1 en el descanso.

Cambios sin efecto

En la reanudación, José Alberto movió el equipo y dio entrada a Escassi y Cufré. Luego introdujo a Sekou y Jairo. Y por último, a Antoñín. Ninguno, salvo el paleño, dio muestras de estar en su mejor nivel competitivo.

Porque aunque el Málaga de salida intentó amedrentar al Zaragoza, sobre todo con una doble ocasión en el 57’ con centro de Cufré y Víctor sin remate de Kevin y Jozabed por poco, el partido fue cayendo cada vez más del lado maño, aparentemente más entero físicamente. Escassi lo intentó de lejos (64’), pero su disparo se fue levemente alto. Y también lo intentó Brandon sin éxito poco después con un disparo elevado.

El Zaragoza, sin peligro extremo, lo intento con balones colgados. Pero Málaga y Zaragoza firmaron tablas como mal menor. Y es que la competición toma velocidad esta semana y el Málaga, ya este martes, visitará al Huesca a las 19.00 horas. Será otro partido y otra oportunidad para romper la mala racha lejos de casa.

FICHA TÉCNICA:

MÁLAGA CF: Dani Martín; Víctor Gómez, Juande, Peybernes, Javi Jiménez (Cufré, 46’); Genaro (Escassi, 46’), Ramón (Antoñín, 73’); Kevin (Jairo, 64’), Jozabed, Brandon y Roberto (Sekou, 64’).

REAL ZARAGOZA:  C. Álvarez; Fran Gámez, Francés, Jair, Chavarría; Vada (Adrián, 46’), Eguaras, Zapater (Igbekeme, 77’), Bermejo (Borja Sainz, 46’); Narváez (Monzón, 87’)y Álvaro Giménez (Petrovic, 81’).

GOLES: 1-0 (28’): Brandon. 1-1 (44’): Narváez.

ÁRBITRO: González Esteban (C. Vasco). Asistido en el VAR por Pérez Pallás (C. Gallego). Mostró cartulina amarilla a Genaro (21’), Javi Jiménez (25’), Vada (37’), Juanjo Narváez (57’), Jairo (70’), Borja (82’), Petrovic (88’).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 10 de la Liga SmartBank y disputado en La Rosaleda ante 15.901 espectadores.