Isidro Fainé y Francisco Reynés.

Isidro Fainé y Francisco Reynés.

Energía

El Gobierno protege a Fainé y avala el plan de Reynés al aprobar la opa sobre Naturgy

Criteria Caixa y los fondos CVC y GIP deben esperar ahora el pronunciamiento de la CNMV y de su propio Consejo de Administración.

4 agosto, 2021 01:23

Noticias relacionadas

El Gobierno de Pedro Sánchez aprobó este martes la opa del fondo IFM sobre el 22,69% de Naturgy, con una serie de condiciones que buscan preservar a la energética como un activo estratégico dentro del territorio español y que, según las fuentes consultadas por este diario, protegen a Criteria Caixa -presidida por Isidro Fainé- como primer accionista y avalan el plan estratégico presentado hace una semana por el presidente de la compañía Francisco Reynés. 

Dichas fuentes confirman la satisfacción con estas condiciones, ya que a su juicio "protegen el valor estratégico de la compañía y a Criteria como accionista de referencia". "Es un buen paso, aunque habrá que ver si en el futuro es suficiente para mantener la paz accionarial", dicen. La clave está en el que Gobierno prohíbe pactos entre fondos, lo que protege a los de Fainé como primer inversor.

El Ejecutivo ha indicado que las condiciones para autorizar la operación tienen como objetivo asegurar la estabilidad de Naturgy y "garantizar la protección y buena gestión de sus activos estratégicos en el contexto de la política energética y de transición ecológica".

Esto se traducirá en que IFM, en su condición de accionista de Naturgy, deberá apoyar la inversión de la sociedad en proyectos vinculados a la transición energética en España; mantener la sede social en España y preservar el empleo en nuestro país; apoyar una política de dividendos prudente y no incurrir en niveles de deuda que puedan ser peligrosos

Por otro lado, se le pide que no apoye ninguna propuesta de desinversión que se presente al Consejo de Administración o a la Junta General de Accionistas de la sociedad que implique que esta última pierda el control de filiales "que puedan poner en riesgo el buen funcionamiento de las actividades de transporte y distribución de energía y gas natural en España".

Activos estratégicos

Finalmente, se le ha exigido que no apoye ninguna propuesta de exclusión de negociación de las acciones de la sociedad en las Bolsas españolas, "salvo que dicha negociación no alcance la difusión, frecuencia o volumen de contratación suficientes para una correcta formación del precio".

En definitiva, las condiciones del Gobierno impiden que la empresa pueda venderse o trocearse en el futuro, pero también protegen indirectamente a Criteria como primer accionista.

La serie de condiciones aprobadas fortalece al primer accionista y brazo inversor de CaixaBank al dejar implícita la proporcionalidad que debe imperar en futuro Consejo de Administración con representación de IFM. 

Del mismo modo, Moncloa ha pedido explícitamente que los activos estratégicos de Naturgy se mantengan en España, que no se vendan las filiales, que se mantenga el empleo en nuestro país y que se apueste por el crecimiento orgánico, algo que ya viene incluido en el Plan Estratégico presentado por Reynés hace una semana.

Las condiciones de Moncloa delimitan un marco de acción establecido precisamente por este proyecto, "una buena noticia" para las fuentes consultadas.

Este plan prevé la incorporación de 14 GW renovables en los próximos años, pero también invertir en digitalización de redes de distribución. En total, se invertirán 14.000 millones de euros y la compañía se centrará en países estables con marcos regulatorios que eliminen la volatilidad. 

Naturgy apostará por cuatro geografías concretas: en Europa (5,2 GW), mayoritariamente en España; en Australia (2,2 GW), donde ya están presentes con una cantera de proyectos importantes; en EEUU (1,2 GW), en donde a finales de 2020 adquirió una compañía desarrolladora de proyectos; y en Chile (0,7 GW)

Disputa accionarial

Para nadie es un misterio que los actuales gestores de Naturgy y Criteria Caixa no ven con buenos ojos el desembarco de IFM, aunque las condiciones impuestas este martes pueden servir para aliviar esta tensión.

Las fuentes consultadas indican que es evidente que la gestión se va a complicar con la llegada de IFM, pero que en esta disputa Criteria tendrá cada vez un papel más protagónico como accionista de referencia.

En este punto, las dudas apuntan a qué pasará si IFM no cumple con las condiciones impuestas. De hecho, las fuentes consultadas advierten que no se ha establecido un mecanismo claro de cumplimiento que podría generar tensiones accionariales en el futuro.

De momento, lo único que ha trascendido es que ni Criteria (25,94% del capital), ni los fondos CVC (20,7% a través del vehículo Rioja) ni GIP (el 20,6%) asistirán a la opa, por lo que IFM tendrá que reunir su 22,7% entre pequeños inversores institucionales y capital flotante. Una operación en la que invertirá unos 5.000 millones de euros.

Por su parte, Criteria ha indicado que esperan llegar al 29,9% de Naturgy, precisamente para reforzar su posición. En este entendido, y de prosperar la opa parcial de IFM, habrá que ver cómo se distribuye el nuevo Consejo de Administración ya con representación de su nuevo accionista.

Otros accionistas

En febrero cuando se presentó la operación, Rioja y GIP fueron los primeros en conocerla. De hecho, en el proyecto publicado en la CNMV, estos dos fondos indican que no venderán, pero que sí respaldan el desembarco de IFM en el Consejo de Administración de la gasista.

Con todo, quedaría un último fleco y es la publicación del folleto definitivo de la opa en la CNMV. También queda pendiente el análisis del regulador respecto de que si se habría producido concentración entre los accionistas de la compañía al presentar la oferta en febrero.

En cualquier caso, las intenciones de IFM son pacíficas, pero para que su desembarco se produzca en un clima cordial deben necesariamente llegar a un acuerdo con el brazo industrial de la Fundación La Caixa.