Ignacio González.

Ignacio González. EFE

Tribunales AUDIENCIA DE MADRID

Ignacio González no declara como testigo en el juicio de 'los Espías' por un error de la Audiencia

La Audiencia de Madrid emitió dos citaciones: el Tribunal tenía la de este lunes y el expresidente madrileño la del martes.

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, no se ha presentado a la hora a la que estaba previsto que acudiera a declarar como testigo al denominado juicio de los Espías de la Comunidad de Madrid.

"Si no se presenta a lo largo de la mañana, mandaremos a la Policía a que nos lo traiga", ha afirmado Mari Paz Redondo, la presidenta de la Sección Quinta de la Audiencia de Madrid que se encarga de juzgar el caso. La presidenta del Tribunal ha pedido a los funcionarios del juzgado que averigüen si González "ha tenido algún problema que le haya impedido llegar a tiempo" y si no "se oficiará a la Policía que vaya a por él", ha dicho.

Sin embargo, según ha podido saber EL ESPAÑOL en fuentes jurídicas, el expresidente madrileño no ha acudido a declarar porque tenía una citación distinta a la del Tribunal. La secretaría de la Audiencia de Madrid incurrió en un error, enviándole dos citaciones distintas: una para este lunes, emitida el pasado septiembre, y otra para este martes, 12 de febrero, que le enviaron el pasado mes de enero. La válida es la segunda, por lo que González no ha eludido la obligación de la Justicia.

Citación recibida por Ignacio González.

Citación recibida por Ignacio González. EL ESPAÑOL

Precisamente uno de los seis acusados de malversación que ha declarado estos días, José Oreja Sánchez, apuntó hacia el expresidente madrileño como quien habría encargado los presuntos seguimientos a adversarios políticos suyos y de la expresidenta Esperanza Aguirre con fondos de la Comunidad de Madridd. Según éste, tanto el exdirector general de Seguridad de la Comunidad de Madrid, Sergio Gamón, como el exsubdirector, Miguel Castaño, que también se sientan en el banquillo, le habrían encargado en 2008 hacer dichos seguimientos "por especial interés" de Ignacio González.

En el denominado juicio de los Espías, la Audiencia de Madrid juzga al exdirector general de Seguridad de la Comunidad de Madrid, Sergio Gamón, al exsubdirector Miguel Castaño, a José Manuel Pinto Serrano, José Oreja Sánchez, Antonio Coronado Martínez y José Luis Caro Vinagre por un presunto delito de malversación.

Los seis están acusados de formar parte de un equipo de "espionaje" a adversarios políticos de la expresidenta madrileña, Esperanza Aguirre, como el exvicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, o el exconsejero madrileño Alfredo Prada

Esperanza Aguirre no tiene "ni idea" del espionaje

La expresidenta madrileña, Esperanza Aguirre, sí ha acudido a declarar como testigo este lunes. Ha declarado que nunca tuvo conocimiento del presunto espionaje que se juzga. "No tenía ni idea", ha dicho. También ha explicado que la primera vez que escuchó algo al respecto fue cuando comenzó a leer las informaciones publicadas en el diario El País.

Ni Cobo ni Prada le manifestaron en ningún momento, según Aguirre, que se sintieran perseguidos o espiados ni que supieran que se había hecho seguimientos a sus familias, ha contestado a preguntas de la defensa de José Luis Caro Vinagre.

Los procesados habrían utilizado los medios que tenían a su alcance en la Comunidad de Madrid para "realizar seguimientos a distintas personas" durante al menos tres meses del año 2018 a espaldas de los organismos oficiales, según las acusaciones ejercidas por el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y Carmen Méndez González, que solicitan que los procesados sean condenados por malversación. 

Cristina Cifuentes, expresidenta de la Comunidad de Madrid, envió hace dos años -por medio de los abogados de la Comunidad de Madrid- un escrito al juzgado que investigaba el caso en el que reconoció el espionaje pagado presuntamente con dinero público. 

Los hechos, que presuntamente ocurrieron hace 10 años según publicó el diario El País, fueron archivados hasta en dos ocasiones por un juzgado de instrucción en Plaza de Castilla. La Audiencia de Madrid obligó a reabrirlas y ahora llegan a juicio sin que la Fiscalía acuse a nadie.