Carlos Lesmes durante su discurso de agradecimiento tras recibir la condecoración.

Carlos Lesmes durante su discurso de agradecimiento tras recibir la condecoración. E. E.

Tribunales

Carlos Lesmes recibe la máxima condecoración de la República Francesa

El embajador Saint-Geours entrega al presidente del Tribunal Supremo la insignia de oficial de la Legión de Honor.

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha recibido este miércoles de manos del embajador de Francia, Yves Saint-Geours, la insignia de oficial de la Legión de Honor, la máxima condecoración de la República Francesa.

Lesmes fue definido como un "gran servidor del Estado" por Saint-Geours, que en un emotivo discurso se refirió al presidente del Poder Judicial español como "un hombre recto y lleno de valores, brillante, culto y de principios". "Su trayectoria se parece a la de los más altos magistrados franceses", dijo el embajador, que calificó la Legión de Honor como "la aristocracia del talento".

El diplomático destacó de Lesmes que es un "europeo convencido", un "defensor de la Justicia europea y también de las libertades individuales", un "amigo de Francia". "¿Quién mejor que usted para defender una magistratura independiente e incorruptible?", se preguntó Saint-Geours, que concluyó que "Francia no se ha equivocado al otorgarle esta distinción".

En un discurso pronunciado en francés y en castellano, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial agradeció la distinción y dio las gracias también a Francia "por haber defendido la unidad constitucional de España".

"Europa, antes que una comunidad económica, es una comunidad de valores y entre esos valores está el respeto a la ley", dijo Lesmes, que afirmó que algunos sectores en Cataluña han sobrepasado "todas las líneas rojas" de vulneración de la ley y de la Constitución "y por eso el Estado de Derecho ha tenido que restablecer el orden jurídico perturbado".

Emocionado, Lesmes se refirió a la terminación de su mandato como presidente del Poder Judicial el próximo diciembre. "Ha sido un inmenso honor y una fortuna alcanzar la más alta magistratura del Poder Judicial", dijo, "y en el momento de la retirada sólo tengo una ambición: la satisfacción de haber cumplido con mi deber en el servicio a mis conciudadados, a las instituciones que he presidido, a la Justicia y, por encima de todo, haber cumplido con mi deber en el servicio a España".