Teresa Rivero, expresidenta del Rayo Vallecano.

Teresa Rivero, expresidenta del Rayo Vallecano. EFE

Tribunales JUICIO EL PRÓXIMO VIERNES

La mujer de Ruiz-Mateos se enfrenta a ocho años de prisión por su gestión en el Rayo Vallecano

Teresa Rivero y Álvaro y Francisco Javier Ruiz-Mateos se sentarán en el banquillo acusados de cuatro delitos contra la Hacienda Pública por su gestión en el Rayo Vallecano. 

Teresa Rivero, la esposa del empresario fallecido José María Ruiz-Mateos y expresidenta del club de fútbol Rayo Vallecano se sentará el próximo viernes en el banquillo acusada de cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos durante los años 2009, 2010 y 2011. Se enfrenta a una pena de och años de prisión así como a multas de 14,2 millones de euros.

En el juicio, que se celebrará el próximo viernes en la Audiencia Provincial de Madrid, también estarán como acusados sus dos hijos Álvaro y Francisco Javier Ruiz-Mateos, que ejercieron como apoderado y gestor del club de fútbol respectivamente y que están acusados de los mismos delitos.

Joaquín Yvancos Muñiz, secretario consejero del club, Jesús Fraile Delgado, gerente y apoderado,  Zoilo Pazos Jiménez y Manuel Sánchez Marín, también responsables de las sociedades Rayo Vallecano de Madrid SAD y Senero SL, también deberán sentarse en el banquillo de los acusados.

La Fiscalía solicita 11 años de prisión

Para la Fiscalía, que solicita 11 años de prisión por defraudar a Hacienda 10,8 millones de euros, fue el empresario jerezano ya fallecido José María Ruiz Ruiz-Mateos quien con su hijo Francisco Javier, asesorados por los letrados Yvancos y Sánchez, articuló los mecanismos necesarios "para procurarse un ahorro fiscal ilícito en un encubierto ejercicio de actividad económica". Para ello constituyeron varias sociedades limitadas en las que siendo sus verdaderos titulares, como ocurrió en el caso del Rayo Vallecano, no aparecían formalmente en las mismas sino que designaban como administradores a personas de su confianza.

Estos, a su vez, "conociendo la finalidad de su nombramiento" seguían las instrucciones de las personas que les habían nombrado y llevaron a cabo distintas operaciones para el Rayo Vallecano eludiendo "consciente y voluntariamente” el pago correspondiente a la realización de dichas operaciones. Es el caso de Zoilo Pazos, sobrino de José María Ruiz-Mateos, quien tras ser nombrado administrador de una mercantil de la que era propietaria del 95 por ciento el Rayo Vallecano eludió el pago a Hacienda entre los años 2009 a 2011.