Neus Munté, , Jordi Jané y Meritxell Ruiz.

Neus Munté, , Jordi Jané y Meritxell Ruiz.

Tribunales TRIBUNAL SUPREMO

Jané, Munté y Ruiz reconocen que dimitieron por el escenario de desobediencia del 1-O

Los exconsejeros catalanes de Interior, Presidencia y Enseñanza han declarado como testigos ante el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena.

Los exconsejeros catalanes Jordi Jané (Interior), Neus Munté (Presidencia) y Meritxell Ruiz (Ensenyament), han admitido este martes ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que dejaron sus cargos unos meses antes de la celebración del referéndum del 1 de octubre porque no estaban de acuerdo con el escenario de desobediencia que se aproximaba y las consecuencias jurídicas que tendría el referéndum ilegal organizado por el Govern catalán. 

Según fuentes jurídicas, los tres exconsejeros han explicado que sus diferencias con el Gobierno de Puigdemont surgieron porque ellos eran más partidarios de conseguir la independencia por la vía de la bilateralidad, un camino al que renunciaron los consejeros que ahora están imputados y todavía dos de ellos (Oriol Junqueras y Joaquim Forn) en prisión. 

Además de esta razón, los exconsejeros también han aludido a razones personales para abandonar el cargo, como ha sido el caso de la extitular de Educación, Meritxell Ruiz, quien se ha referido a su situación familiar y las responsabilidades que tiene al ser madre de familia para haber tomado la decisión. 

El magistrado Pablo Llarena asumió la investigación de la presunta comisión de un delito de rebelión por parte de los miembros del Govern que estuvo previamente en manos de la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela.

Este martes, ha tomado declaración a los tres exmiembros del Gobierno catalán como testigos en el marco de la investigación del denominado 'procès', que abarca la organización y celebración del referéndum del 1 de octubre y la declaración unilateral de independencia.

Baiget 'abrió el camino'

Pablo Llarena también tomará declaración como testigos este miércoles al exconsejero de Empresa Jordi Baiget y al exdirector general de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle. Ambos dejaron sus cargos también a principios de julio de 2017.

Precisamente la salida del Gobierno de Jordi Baiget el 4 de julio provocó el dominó de dimisiones de los consejeros del Govern que han declarado este martes en el Supremo. 

Los consejeros han explicado también en sede judicial, según fuentes jurídicas, que la salida de Baiget abrió una vía a la que decidieron sumarse. 

Sin embargo, aunque abandonaron sus puestos de poder dentro del Gobierno catalán, siguieron apoyando la celebración del referéndum. En el caso de la exconsejera Neus Munté, además de votar en la consulta del 1 de octubre, ha seguido ocupando el cargo de vicepresidenta del partido PdeCat y, tras la dimisión de Artur Mas, el de presidenta de dicha formación.