Vicente Magro.

Vicente Magro. María Peral

Tribunales

La fractura de los progresistas da a los conservadores una plaza en la Sala Penal

Vicente Magro, elegido magistrado de la Sala Segunda por 10 votos. Fernando Román irá a la Sala de lo Contencioso-Administrativo y Mari Luz García Paredes, a la de lo Social.

Vicente Magro ha sido elegido este jueves nuevo magistrado de la Sala Penal del Tribunal Supremo por 10 votos de los vocales propuestos por el PP en el Consejo General del Poder Judicial.

La fractura del sector progresista, dividido en torno a dos candidatos, ha favorecido que la vacante sea cubierta por el grupo mayoritario. La magistrada de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Susana Polo ha obtenido cuatro votos y Javier Hernández, presidente de la Audiencia de Tarragona, cinco.

El CGPJ ha elegido también a nuevos magistrados en las Salas de lo Contencioso-Administrativo y de lo Social del Tribunal Supremo. Fernando Román ha obtenido 10 votos y Maria Luz García Paredes, 13.

Vicente Magro ingresó en la carrera judicial por oposición en 1987 y tuvo sus primeros destinos en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cartagena y en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Elche-Elx, donde fue elegido juez decano, para servir luego en el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Alicante. 

Letrado del Servicio de Inspección del CGPJ en 1998, al año siguiente se incorporó como magistrado a la Audiencia Provincial de Alicante, de la que en 2001 fue nombrado presidente, cargo en el que permaneció hasta 2016, cuando obtuvo destino en la Audiencia Provincial de Madrid. 

Elegido dos veces –en 1989 como juez y en 1994 como magistrado- para formar parte de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, ha sido miembro nato de este órgano gubernativo durante su etapa como presidente de la Audiencia alicantina. 

Magro es desde 2002 asesor del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, formando parte de su grupo de expertos. Además, es autor de una veintena de protocolos, como el puesto en marcha en Alicante en 2001 para coordinar la lucha contra la violencia doméstica, el de prevención de la violencia juvenil de 2007 o el dirigido a la reeducación de los condenados por delitos de maltrato animal de 2016.

 Además, cuenta con experiencia docente como profesor de la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Elche-Elx, es autor o coautor de más de medio centenar de obras de carácter jurídico y ha publicado más de un millar de artículos doctrinales en revistas especializadas.