Trapero, a su llegada a la Audiencia.

Trapero, a su llegada a la Audiencia. C. L-T.

Tribunales DESAFÍO SECESIONISTA

Trapero dice que no disolvieron a los manifestantes para no alterar el orden

La juez Lamela no cierra la puerta a pedir nuevas medidas contra el mayor de los Mossos a medida que avance la investigación.   

María Peral Daniel Montero Alejandro Requeijo Carmen Lucas-Torres

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha conseguido eludir la prisión tras declarar por segunda vez ante la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, investigado por un presunto delito de sedición. El mayor de los Mossos d'Esquadra ha defendido su actuación durante el asedio a la sede de la Consejería de Economía de la Generalitat, ocurrido los pasados 20 y 21 de septiembre, mientras la Guardia Civil registraba el edificio.

Trapero se ha defendido de la acusación de la Fiscalía, que basándose en el informe elaborado por la Guardia Civil, apuntaba a la "pasividad" de los Mossos d'Esquadra bajo la supervisión de la intendente Teresa Laplana y del mayor Trapero. 

El máximo responsable de la policía autonómica ha defendido que "los mossos abrieron los pasillos" para que los detenidos y la comisión judicial salieran del edificio situado en la Rambla de Barcelona, pero que "no fueron utilizados en los momentos que estaban previstos".

En cuanto a los 40.000 manifestantes que llegaron a concentrarse frente al edificio de Economía y que impidieron la salida de la secretaria judicial que supervisó el registro, Trapero ha explicado que "no actuaron contra los concentrados al estimar que, dado su volumen, ello podría haber generado una grave alteración del orden público sin consecuencias prácticas". 

Nada más abandonar la Audiencia Nacional, Trapero ha pedido que se abra una investigación sobre la actuación de los Mossos d'Esquadra durante el 1 de octubre. No en vano, la juez Lamela se ha centrado en la actuación del mayor de los Mossos en los hechos ocurridos durante los días 20 y 21 de septiembre para tomar su decisión. Todavía deja la puerta abierta a pedir nuevas medidas contra Trapero por su responsabilidad en los hechos ocurridos durante el 1 de octubre.

Precisamente la juez califica de "hechos muy graves que revisten los caracteres de un delito de sedición" los relatados en el informe de la Guardia Civil y reconoce que "existen elementos que vinculan al Sr. Trapero con esta estrategia (separatista), como es el contenido del documento enfoCAT hallado en el domicilio del Sr. Jove Llado", segundo de la consejería de Economía encabezada por Oriol Junqueras. Sin embargo, la juez considera que "no aparece todavía suficientemente perfilada hasta el punto de poderle vincular en este momento a hechos tan graves como los que esos días sucedieron, sin perjuicio de lo que pueda determinarse en una fase más avanzada de la investigación".