González Rivas, en su comparecencia ante el Congreso como candidato al TC en 2012

González Rivas, en su comparecencia ante el Congreso como candidato al TC en 2012 Efe

Tribunales

Soraya y Rubalcaba se salen con la suya: la presidencia del TC, para González Rivas

El grupo mayoritario del tribunal quiere que la vicepresidenta sea Encarnación Roca, pero la minoría reclama el cargo para Valdés.

El Tribunal Constitucional elegirá esta semana a quien será su presidente para los próximos tres años -un período crucial por la cuestión catalana- después de que los cuatro nuevos magistrados designados por mitad entre el PP y el PSOE tomen posesión de sus cargos este miércoles.

A partir de la incorporación de Alfredo Montoya, Ricardo Enríquez, María Luisa Balaguer y Cándido Conde-Pumpido, será la magistrada más antigua, Encarnación Roca, la que convocará al pleno del TC para elegir al presidente. La tarea corresponde a los 12 miembros del tribunal ("independientes en el ejercicio de su mandato", según la Constitución), aunque ha sido el acuerdo entre el Gobierno y el PSOE el que, salvo milagro o sorpresa de última hora, ha determinado que el cargo vaya a recaer en Juan José González Rivas tras el veto político impuesto a Andrés Ollero.

Los magistrados propuestos por el PP, que ostentan la mayoría, han asumido que su candidato será González Rivas después de las gestiones desplegadas personalmente por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para transmitir a los miembros del tribunal que el PSOE bloquearía en el Senado la elección de los nuevos magistrados el pasado día 8 si no se le garantizaba que Ollero no será el presidente. Detrás de la amenaza de bloqueo, el ex secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, pieza clave en la renovación pese a no desempeñar formalmente cargo político alguno.

Dispuestos a salvar la presencia en el tribunal de Ricardo Enríquez, que sólo podía ser reelegido si la renovación salía adelante antes del 17 de marzo, los magistrados del sector mayoritario han dejado caer a Ollero en favor de González Rivas, un candidato que, por su procedencia judicial (fue magistrado del Tribunal Supremo hasta su incorporación al TC en 2012), no tiene el 'estigma' de haberse dedicado a la política (Ollero fue durante 16 años diputado del PP en el Congreso) aunque se le atribuye un perfil gris y poco combativo para los conflictos que se avecinan. "En todo caso, no tenemos otro candidato", señalan fuentes del grupo mayoritario, que descartan por completo una 'tercera vía': apoyar para la presidencia a Encarna Roca.

¿Quién representa a la minoría?

Roca, que en principio tiene intención de convocar al pleno para el próximo viernes, ha sido tentada para el cargo de vicepresidenta por el sector mayoritario, con el que viene votando de forma sistemática en los últimos años aunque fue propuesta por el PSOE. No es previsible que esto sea aceptado por el sector minoritario, que no se ven representados por Roca sino por Fernando Valdés.

Tradicionalmente la vicepresidencia del TC ha recaído en un magistrado de la minoría que esté en el último período de su mandato. Fuentes del sector minoritario consideran que, si el nuevo Constitucional no quiere empezar su andadura dividido, el grupo mayoritario no debería imponer el nombre del candidato de la minoría para la vicepresidencia, sino respetar el que la propia minoría decida.

Las fuentes consultadas aseguran que los dos sectores del tribunal aún no han hablado para intentar pactar el nombre del vicepresidente. Lo harán a partir de este miércoles, tras la llegada de los cuatro nuevos magistrados.