El Hospital Costa del Sol atienda a más pacientes de los que debería.

El Hospital Costa del Sol atienda a más pacientes de los que debería.

Sociedad SANIDAD ANDALUZA

Navidades en el pasillo: así se hacinan los pacientes en el hospital de Marbella

"Es inhumano ver a la gente sentada en el suelo con el gotero, ya ni siquiera se pueden sentar en sillas", explica el personal sanitario.

La imagen es habitual: camas en los pasillos, pacientes en sillas de ruedas durante horas y salas de espera masificadas. Centenares de hospitales españoles viven esta situación los 365 días del año, pero en Málaga hay uno que está así desde el mismo día de su apertura. El Hospital Costa del Sol debe atender a las más de 500.000 personas que viven en los nueve municipios que forman la comarca. Tiene 400 camas.

Durante los días de Navidad, el Hospital se ha vuelto a ver en una situación inconcebible. Durante los días festivos la espera se alargaba durante horas relegando a los pacientes a esperar amontonados, dejado a los enfermos esperando en los pasillos, con camas por doquier y sin espacio para que el personal sanitario transitara. Una situación que es habitual pero en que los periodos vacacionales, cuando el personal disfruta de sus días libres, aumenta.

Las fotos que ilustran esta información fueron tomadas el día 26 de diciembre, pero es algo que "se repite constantemente", relata Juana Isabel (nombre ficticio), una enfermera que trabaja en el Hospital a EL ESPAÑOL. "No tenemos espacio físico para nada, ni siquiera entran las camillas por los pasillos, no hay espacios para poner camas así que dejan a los pacientes amontonados en las salas de observación", explica la sanitaria.

Urgencia del Hospital Costa del Sol el día 26 de diciembre.

Urgencia del Hospital Costa del Sol el día 26 de diciembre.

"Es inhumano ver a la gente sentada en el suelo con el gotero, ya ni siquiera se pueden sentar en sillas. Muchas veces se acumulan más de 70 personas esperando para que las enfermeras les tomen los datos y pasado un buen rato les vea el médico. Es horrible ver cómo los niños chicos comparten espacio con gente mayor que tiene úlceras llenas de gusanos", sentencia.

Sin camas, pero con un hospital vacío enfrente

El colapso del Hospital ha sido denunciado en múltiples ocasiones y responde al inmovilismo político y a la deficitaria gestión de la Junta de Andalucía, a quien pertenece el centro en última instancia, según denuncian afectados a este periódico. El problema fundamental es que en la comarca Costa del Sol Occidental sólo hay un hospital para medio millón de personas, una cifra que aumenta notablemente en temporadas vacacionales debido al turismo nacional y extranjero.

En esta zona los problemas se agolpan tanto en urgencias, como en atención primaria, en pruebas diagnósticas o en operaciones. Además, hay un gran déficit de ambulancias en la comarca: sólo cuentan con diez dispositivos de cuidados críticos y urgencias y dos UVI del 061, según el sindicato CSIF, para atender a una población dispersa en más de 80 kilómetros.

"El Hospital está colapsado de por sí", explica otro miembro del personal del Hospital a este periódico, afirma que el problema es que la Junta de Andalucía no ha proporcionado suficiente dotación hospitalaria a la comarca desde el principio. De hecho, según narra el Sindicato de Enfermería (SATSE) el complejo hospitalario se construyó en el año 93 "para la población de entonces, pero desde entonces la población se ha multiplicado y no han cambiado nada, seguimos con los mismos servicios". 

Las obras que solucionarían los problemas del hospital llevan paradas desde 2007.

Las obras que solucionarían los problemas del hospital llevan paradas desde 2007.

Si bien hace unos diez años se planteó una ampliación notable del complejo hospitalario, la obra lleva desde el año 2010 bloqueada y a medio hacer. La Junta de Andalucía se ha comprometido varias veces a retomarlas, pero por ahora ha sido en balde. Ahora, además, la empresa Concesionaria Costa del Sol S.A., quien tenía la concesión de la ampliación ha entrado en concurso de acreedores voluntarios. El proceso está siendo largo: seis años y siete juicios pendientes, han dejado a los ciudadanos y al personal hospitalario rendidos de luchar. Marian explica que mientras los pacientes están amontonados, enfrente se ve un edifico a medio hacer que solucionaría todos los problemas. 

Pacientes hacinados en toda Andalucía

Además, los sindicatos exigen que se rebajen los precios del aparcamiento que gestiona la empresa en cuestión. Critican que aparcar en este Hospital cuesta 2,10 euros la hora y 1,55 euros a partir de las siguientes, un precio -dicen- "caro" teniendo en cuenta que no es un lugar situado en zona urbana "y hay pocas opciones de aparcar en otro sitio". Por ello, han pedido que se negocie con la concesionaria "para que no sean gravados de manera tan dura los usuarios, familiares y pacientes, que asisten a cualquier consulta que puede llevarles solo unas horas en el hospital". 

Para el personal sanitario del Hospital la situación es insostenible.

Para el personal sanitario del Hospital la situación es insostenible.

Este "problema", afirman, deriva de un contrato "cerrado" entre la Junta de Andalucía y la empresa concesionaria de las obras de ampliación del hospital, "que están inacabadas"; "por la explotación de los aledaños y subterráneos como aparcamiento a cambio de la construcción de 34.000 metros cuadrados más, es decir el 70 por ciento más de superficie de la que actualmente está en uso como hospital". Un espacio que solucionaría los problemas a los que se ven sometidos los enfermos.

La falta de medios materiales, el hacinamiento de los pacientes y las largas esperas son, según afirman los sindicatos, un presente continuo no sólo en la provincia de Málaga, sino en toda Andalucía. De hecho la semana pasada el Hospital sevillano Virgen del Rocío vivió una situación límite muy parecida a la de Málaga. Desde SATSE denuncian que en las épocas de vacaciones "en la Sanidad Pública andaluza" se apueste por "la aplicación de una política puramente economicista primando la contención del gasto a costa del incremento de las cargas de trabajo de los profesionales". Por ello alertan de que estas situaciones elevan "el riesgo de que se presenten elementos adversos para los usuarios derivados de las dificultades del personal de enfermería para realizar su labor asistencial en unas condiciones mínimas de calidad y seguridad".