Las movilizaciones de taxistas en contra de Uber han sido numerosas en los últimos años.

Las movilizaciones de taxistas en contra de Uber han sido numerosas en los últimos años. Efe

Sociedad TRANSPORTE

El taxista te acompañará al médico y al banco para luchar contra Uber

Los conductores se formarán en primeros auxilios, en un servicio pensado particularmente para ancianos y personas con movilidad reducida.

Marta Espartero

La seguridad y cercanía que aporta lo conocido es el nuevo argumento con el que el taxi contraataca en su particular confrontación con Uber y Cabify. La Asociación Nacional del Taxi (ANT) prepara un servicio con el que los ancianos, los niños o personas con movilidad reducida podrán estar acompañados en sus gestiones diarias por los taxistas. ¿El precio de esta acción social? La tarifa de parada normal.

Ir a cobrar al banco, hacer la compra en el supermercado o acudir a la cita con el médico son sólo algunas de las actividades a las que los taxistas podrán acompañar a aquellos que demanden el servicio. A través de la aplicación móvil nacional TaxiEs, se podrá pedir un vehículo que contará en todo momento con seguimiento por GPS, detalla a EL ESPAÑOL Emilio Guillén, portavoz de la ANT.

Como el taxi está siempre en la calle, quieren "ofrecer un servicio que responda a la demanda que ya tenemos. Gracias a la aplicación sólo lo organizamos y formalizamos", relata Guillén. En breve comienza el periodo de prueba en Alicante y Valencia y, después, se lanzará a nivel nacional. Todos los conductores se formarán en cursos de primeros auxilios, de reanimación con desfibrilador y de atención a personas con movilidad reducida gracias a Cruz Roja.

Experiencia piloto en Valencia y Alicante

Unos cuarenta taxis en Valencia y casi una treintena en Alicante serán los primeros en poner a prueba el servicio, puesto que en la costa mediterránea han encontrado un gran nicho de mercado a raíz del gran número de jubilados extranjeros que viven solos.

Uno de los conductores alicantinos, Marko Moncilio Solajic, ha indicado a este periódico que se han dado cuenta de que hay un mercado abandonado: "Nada más hay que ir a las residencias para verlo".

"Para aquellas personas que no se fían de salir solas, ir a hacer una simple gestión, que no están seguras de escuchar un diagnóstico médico correctamente o que simplemente no quieren esperar al celador de turno para salir" son los objetivos de los taxistas. Eso sí, que sea un servicio "abierto" y "nada elitista".

Tarificación de espera

El taxímetro contará con dos tarificaciones distintas, la del trayecto de ida y vuelta y el tiempo de espera, pero todos los pagos se harán a través de TaxiEs, donde se generarán las facturas y podrán consultarse los históricos. En Madrid, por ejemplo, una hora de espera de taxi cuesta 20,40 euros. En Valencia y Alicante, 19,15 euros y 19,18 euros, respectivamente, según datos oficiales de tarifas de cada ciudad.

Frente a las licencias VTC (vehículo de alquiler con conductor) -que poseen Uber y Cabify- , la ANT intenta hacer valer el factor humano y fomentar la innovación, formación y utilidades de los taxistas adscritos a la aplicación. Al éxito que una fórmula está teniendo entre los jóvenes oponen el cariño de los mayores. La lucha por el mercado continúa.