Los diputados del Congreso de los Diputados que pierdan su escaño este lunes con la disolución de las Cortes podrán quedarse con el móvil que les proporcionó la Cámara al inicio de esta frustrada legislatura si pagan 607 euros. Esa es la cantidad que ha fijado este lunes la Mesa del Congreso en la que ha sido su última reunión antes que de este martes se disuelvan las Cortes por la convocatoria de las elecciones generales del próximo 10 de noviembre.

Noticias relacionadas

Este coste se ha fijado tras descontar del precio original de la terminal la amortización por los meses de uso. No obstante, la decisión de si quieren quedarse o no con los teléfonos móviles no deberán tomarla hasta que no sepan si repiten su escaño. Si lo pierden, es entonces cuando pueden decidir si desean quedarse con la línea y con el terminal. Si lo hacen, son ellos quienes tienen que pagarlo.

El móvil en cuestión es un iPhone de última generación, cuyo precio en tienda, dependiendo del modelo, puede superar los 700 euros.

Con la disolución de la Cámara Baja sólo seguirán siendo diputados los 137 parlamentarios que forman parte de la Diputación Permanente, el único órgano que continúa activo en los periodos entre legislaturas.

De los 213 restantes, todos han tenido móvil del Congreso salvo los cuatro diputados presos por el procés, que no llegaron a recogerlo. La mayoría de ellos podría repetir en la lista electoral de sus partidos de cara a las elecciones del 10 de noviembre y, llegado el caso, renovar su escaño. En función de si , tendrán que decidir si quedarse con sus terminales o los devuelven al Congreso pagando 607 euros.

En la anterior legislatura, el Congreso recaudó algo más de 110.000 euros por la venta de los iPhone y de los iPad a los diputados que decidieron quedarse con sus dispositivos al terminar la legislatura. Fueron 120 los parlamentarios que compraron su teléfono móvil (iPhone 6 por 125 euros, iPhone 7 por 300 y iPhone 8 por 717,89 euros) y 244 los que adquirieron sus tablets por 175 euros.

Sin tabletas

En esta XIII Legislatura, los diputados no han recibido ninguna tableta del Congreso. La empresa Asseco Spain, socio de negocio de Apple para el segmento empresarial y corporativo, se hizo con el concurso convocado por la Cámara para comprar los iPad que estaba previsto estrenaran los 350 diputados elegidos el 28 de abril.

El contrato se adjudicó por un importe de 504.673 euros y se formalizó en julio. Sin embargo, las tabletas, que en el mercado rondan los 1.000 euros, no se han llegado a entregar a sus señorías.

En 2017, los gastos en telefonía (dispositivos y tarifas) para los diputados ascendieron hasta los 1,6 millones de euros.