Pablo Casado durante su intervención.

Pablo Casado durante su intervención.

Política PARTIDO POPULAR

Casado entona el 'mea culpa': "El centroderecha no ha sabido oponerse eficazmente a la división"

El presidente del PP ha reivindicado el "centrismo" y la "moderación" de su formación, a la que quiere "más ampliada, más popular e integradora".

Noticias relacionadas

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha arrancado la precampaña electoral en la mañana de este lunes arengando a sus filas. Ante todos sus barones y los miembros de la dirección de la formación, el líder popular ha centrado su intervención en el papel que, a su juicio, debe jugar el PP en los próximos comicios del 10-N. Y lo ha hecho yendo desde entonar el 'mea culpa' por la inestabilidad política hasta la reivindicación del papel "centrista y moderado" que ha de ofrecer su partido.

"Quiero un Partido Popular ampliado, más popular y menos partido, integrador, reconocible por moderado, responsable tanto de la defensa de sus propias posiciones como, sobre todo y antes, de la defensa del sistema que todos compartimos", ha indicado Casado en su alocución.

Faltan menos de siete días para que los partidos puedan registrar coaliciones preelectorales y, por eso, el presidente del PP ha llamado a la unión, con la mirada puesta en su propuesta España Suma. "Nuestro problema es la desunión política de la inmensa mayoría que ama a España, que, por supuesto, se encuentra en la derecha y en la izquierda", ha comentado, abriendo la mira a los votantes socialdemócratas desencantados con Sánchez.

"Muy lejos del Gobierno"

Pero sin olvidar que "es justo decir que el centroderecha español no ha sabido oponerse eficazmente a esa ola divisiva. Es más, ha caído en su propia división, que lo ha debilitado y lo ha situado muy lejos del Gobierno", ha analizado Pablo Casado, que ha contado con el apoyo manifiesto de sus barones.

Así, y de cara al 10-N, el PP se instala en esa actitud integradora para combatir "las fracturas, las divisiones, los radicalismos y las discordias", que, según el líder popular, se han "fomentado intencionadamente". "Han perdido fuerza y prestigio la moderación y los esfuerzos por integrar y unir alrededor de grandes proyectos nacionales", pero ellos pretenden darle la vuelta y refundir el centroderecha.

Eso sí, con una mirada crítica. "Debemos mirarnos menos el ombligo. Ser menos partido y más una plataforma política que esté cerca de los españoles cuando peor lo pasan", ha subrayado Casado.