Albert Rivera en el Congreso, rodeado de sus parlamentarios.

Albert Rivera en el Congreso, rodeado de sus parlamentarios. EFE

Política INVESTIDURA

El extraño silencio de Albert Rivera: ni siquiera habla con su "socio preferente", Pablo Casado

En el PP dicen que Cs "está desaparecido" y temen que, caso de ir a elecciones, Sánchez venza a costa de crecer por un centro "desprotegido".  

En mitad del bloqueo político y cuando las conversaciones entre el PSOE y Unidas Podemos siguen congeladas, comienzan a entreverse dos grandes ausencias: la del líder de la oposición, Pablo Casado, y la del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Sin embargo, existen notorias diferencias: si bien el PP mantiene una fijación de posturas constante, con un desfile diario de su plana mayor en los informativos —salvo el propio Casado—, Cs brilla por su ausencia, a excepción de contadas apariciones de Ignacio Aguado, líder en Madrid y próximo vicepresidente de la Comunidad, y del secretario general, José Manuel Villegas.

Esta lejanía de Cs se está observando con preocupación desde la dirección nacional del PP. Más aún por cuanto, con el fantasma de la repetición electoral rondando, los presidentes de ambas formaciones no han tenido ningún contacto. Y habría motivos para ello. Para empezar, Rivera ha reiterado públicamente que el PP es su "socio preferente".

PP y Cs han cerrado acuerdos de gobierno a lo largo y ancho de la geografía española, de Andalucía a Madrid, pasando por Murcia y Castilla y León, pero además mantienen la misma postura respecto a Sánchez. 

Ampliar la colaboración

El silencio de Rivera extraña en el PP, en un momento en el que los populares exploran la posibilidad de ampliar la colaboración con Cs. Tanto el secretario general, Teodoro García Egea, como la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, han hecho llegar al partido naranja una propuesta pública de coalición "constitucionalista" o "por lo común" si se repiten los comicios en noviembre, al estilo de Navarra Suma

Pero Cs descarta esa posibilidad. Ha sido José Manuel Villegas el último en rechazar la idea: "No siempre las coaliciones suman votos", adujo tras afirmar que los españoles "tienen que tener una posibilidad de votar a un partido que pone encima de la mesa superar al bipartidismo, no solo echar a Sánchez".

"Hay muchos españoles que votan a Ciudadanos porque están muy cansados de lo que hace el PSOE y el PP y creo que es bueno que Ciudadanos se presente y que pueda recoger esas expectativas y anhelos de cambio de esos españoles cansados del bipartidismo", subrayó. Pero las encuestas no van en esa dirección, y en el ambiente existe el convencimiento de que si hay nuevas elecciones, Cs puede ver mermada notablemente su representación.

Fugas en el centro

Los populares dicen ver con "preocupación" la deriva de Cs: "Están desaparecidos". "En las comunidades autónomas en las que nos ha dado el gobierno ha perdido el foco, y en las que no nos ha dejado gobernar se está deshaciendo", apunta un relevante diputado del PP.

También se refieren a la pérdida de relevancia de figuras como Edmundo Bal o Lorena Roldán —"no son ni Girauta ni Arrimadas"— y destacan las fugas en el equipo económico de Rivera.

Todo ello, a ojos de los populares, puede suponer un revés para el caso de que haya nuevas elecciones. Temen que los socialistas aprovechen que el centro está "desprotegido" para comerle el terreno a Rivera, lo que facilitaría la victoria de Sánchez.