Sánchez e Iglesias posan para los fotógrafos, en una imagen de archivo.

Sánchez e Iglesias posan para los fotógrafos, en una imagen de archivo. Efe

Política

Sánchez ofreció tres ministerios de bajo perfil a Iglesias en su primera cita en Moncloa

Fuentes cercanas a la negociación confirman la decepción de Iglesias y su sorpresa con el giro radical del presidente dos semanas después.

Noticias relacionadas

Sánchez sí ofreció un gobierno de coalición a Iglesias en su primera cita en Moncloa. Si Iglesias se mostró ante la prensa aquel día cariacontecido y despachó a los medios en poco más de tres minutos fue por la decepción con lo que le quería conceder el líder del PSOE: tres ministerios de bajo perfil, tanto político como a nivel presupuestario.

Así lo ha podido confirmar EL ESPAÑOL en fuentes próximas a la negociación, que explican que desde aquel primer encuentro, Pedro Sánchez cambió radicalmente su ofrecimiento a Pablo Iglesias en la segunda reunión. El líder socialista pasó de haber aceptado formar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos a rechazarlo de plano.

De hecho, tal como informó este lunes la Sexta y ha podido confirmar este periódico, Sánchez llegó incluso a ofrecer tres ministerios a la formación morada en ese primer encuentro, del que Iglesias salió decepcionado por la oferta.

Entonces el desacuerdo se centraba no en la entrada en el Ejecutivo, que se daba por hecha, sino en los departamentos en los que el líder del PSOE quería colocar a los representantes de Podemos, que no satisfacían a la formación morada, en tanto que no contaban con competencias ni presupuestos que permitieran revertir las políticas económicas, laborales e industriales en las que Iglesias centraba su núcleo de interés.

La segunda reunión

De aquella cita, Iglesias salió diciendo, frustrado: "Estamos de acuerdo en que debemos ponernos de acuerdo". Pero lo que él confiaba que fuera un camino hacia delante tornó en un retroceso total en su siguiente encuentro, ya en solitario y sin formar parte de una ronda de contactos común con los otros dos líderes políticos, Pablo Casado y Albert Rivera.

Podemos ha afirmado siempre en estos dos meses largos desde las elecciones que quería "defender" la negociación, razón por la cual mantuvo un bajo perfil dialéctico hasta hace dos semanas. Eso sí, insistiendo en querer alcanzar un acuerdo programático y de equipos, "integral", para tener las garantías de que se cumplirían las medidas acordadas. "Ya tenemos experiencia de lo contrario con el PSOE y la única garantía es que estemos representados en el Consejo de Ministros según nuestro peso electoral", ha manifestado Iglesias.

Desde aquella primera reunión, a inicios de mayo, en Podemos no comprenden que la postura del PSOE haya cambiado "tantas veces" en las últimas semanas, y se haya alejado tanto de ese primer planteamiento a una negativa total y a una dilación en el tiempo para llegar a qué "dos meses y 10 días después no quieren presentar un resumen del programa electoral". 

De hecho, desde la formación morada confirmaban que la pasada medianoche, víspera de la reunión de este martes entre Sánchez e Iglesias, aún no habían recibido la propuesta de acuerdo qué supuestamente deberían aceptar o rechazar. Aun así, dicen seguir apostando y confiando en que, si no se puede en julio, en septiembre, pueda llegarse a un entendimiento para un gobierno de coalición con el PSOE.