El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, en la sede del PSOE en Chueca.

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, en la sede del PSOE en Chueca. Efe

Política ORGULLO

Marlaska y líderes de Podemos acusan a Cs de querer "lavar" sus pactos con Vox en el Orgullo

"Los pactos con quienes, de una forma descarada y obscena, quieren acabar con los derechos de las personas LGTBI deben tener alguna consecuencia".

El ministro de Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, comenzó el día criticando a Ciudadanos por "pactar de una forma descarada y obscena con quien trata de limitar derechos LGTBI". Horas más tarde, después de ser evacuada junto a sus compañeros por la Policía tras recibir latazos, escupitajos y botellas con orines, Inés Arrimadas lo acusaba de haber "calentado el Orgullo" contra el partido naranja "y sus votantes".

Y es que Marlaska había acusado de "hipócrita y cínico" a Cs y de buscar el "protagonismo en un día en el que no les toca" en lugar de hacerlo "en el día a día".

El ministro pidió "consecuencias" por sus acuerdos con Vox. "Si alguien no entiende que los pactos con quienes, de una forma descarada y obscena, quieren acabar con los derechos de las personas LGTBI debe tener alguna consecuencia en un sentido o en otro podría calificarse de irresponsable", señaló este sábado Marlaska durante el acto de bienvenida a las delegaciones LGTBI del PSOE.

Marlaska reitera el "compromiso" del Gobierno con los derechos LGTBI.

En este sentido, precisó que el desfile del Orgullo "no es de un partido o de otro", sino que es "de la sociedad, de los hombres y las mujeres comprometidos con los Derechos Humanos y con los derechos LGTBI".

Belarra y Serra (Podemos)

También, ya desde las calles del centro de Madrid al inicio de la marcha del Orgullo, la portavoz adjunta de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra, apoyaba la decisión del colectivo LGTBI de vetar la participación de Ciudadanos en la manifestación del Orgullo en Madrid tiene que ver "con que no se puede blanquear el fascismo", en referencia a los acuerdos de Gobierno entre el PP, Cs y Vox.

Belarra ha dicho que se trata de una decisión del movimiento que defiende los derechos LGTBI pero que "no se puede defender una cosa en las instituciones y otra en la calle, por lo que ha defendido la necesidad de "pelear por los derechos del colectivo".

Para ella, esta pelea también se lleva a cabo "a través de los pactos", defendiendo que su partido no va a firmar "ningún pacto que ponga en duda los derechos conquistados, que tanto tiempo se ha tardado en conseguir y que hay que seguir defendiendo hoy".

Por su parte, cuando ya llevaban horas bloqueados los líderes de Ciudadanos en las calles de Madrid, recibiendo latazos, chorreos de agua y botellas llenas de orines, la líder de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, acusaba a los de Albert Rivera en la televisión autonómica de "buscar un protagonismo que no les correspondía" poniéndose "en el papel de víctimas".

Lo hacía entrevistada en la Televisión pública autonómica. Telemadrid ya había emitido imágenes de los primeros escarceos contra Cs y Serra se limitó a señalar al partido naranja por "defender unas cosas en las instituciones", al pactar con Vox, "y luego querer defender otras en las calles", queriendo vestirse de orgulloso arcoiris.

"Cs busca el protagonismo"

"No somos protagonistas ni unos ni otros, lo importante es defender los derechos y no hacer una alianza hipócrita y cínica con quien quiere limitar esos derechos", subrayó Marlaska.

Asimismo, añadió que la celebración del Orgullo "no es el día para querer limpiarse la imagen", sino que, a su juicio, era el día para que hubiera "un compromiso de personas defendiendo Derechos Humanos y derechos LGTBI". "Que dejen de ser protagonistas", reclamó a la formación naranja.

Para el ministro del Interior, la derecha en España le está dando "combustible" a la extrema derecha. En concreto, advirtió de que la extrema derecha "lo que realmente quiere es poner en riesgo y limitar sin tapujo alguno" los derechos LGTBI y que "la derecha cómplice pacta con ellos y sirve de combustible".