Almeida, con la vara de mando de la capital.

Almeida, con la vara de mando de la capital. Efe

Política AYUNTAMIENTOS

El Madrid con el que soñaba Almeida: menos impuestos, calles más limpias y sí al coche

El nuevo alcalde de Madrid bajará el IBI, el impuesto de plusvalía, el de vehículos... pero si puede, también privatizará la funeraria.

En sendas entrevistas con EL ESPAÑOL, en octubre de 2018 y en mayo pasado, cuando se veía con posibilidades pero lejos, muy lejos de alcanzar la alcaldía, José Luis Martínez-Almeida (1975) desgranó el proyecto de ciudad con el que soñaba para Madrid.

Fue criticado en la campaña por grabar vídeos en los que denunciaba problemas concretos de la ciudad y daba pistas sobre sus prioridades. Un día se grababa en moto para denunciar los atascos de la Calle Mayor y otro intentaba borrar una pintada con insultos a la Policía Municipal en una plaza de Vicálvaro. "¿De verdad no es razonable tratar de eliminar la pintada que lo que hace es insultar a la Policía Municipal? ¿No es razonable grabar unos vídeos denunciando los atascos que en este momento hay en Madrid?", se defendía.

Almeida no podrá hacer realidad algunas de sus ideas porque se lo impide su acuerdo programático con Begoña Villacís, pero aquí quedan expuestas las cinco en las que ha puesto más énfasis. 

1.- Reordenar la movilidad

"Se ha obstaculizado la movilidad. Por ejemplo, no tienen sentido los carriles-bici hechos en los bulevares. Si cerramos el centro de Madrid al tráfico no podemos machacar toda la movilidad en los distritos limítrofes como Chamberí, el gran perjudicado de estas medidas. Permitiría circular por algunos ejes principales del distrito Centro".

"Si restringes el vehículo privado tienes que dar alternativas. En estos momentos hay más contaminación porque a más atascos, más contaminación. Un cambio en la mentalidad de los ciudadanos exige no el corto plazo, sino el medio y largo el plazo. Además, no hay que focalizarlo todo en los vehículos privados.Hay que potenciar el transporte público".

"Construiría un modelo de movilidad sostenible diferente. No lo enfocaría en el centro de Madrid, sino donde de verdad se produce el problema de la movilidad del vehículo privado: en todo el perímetro de M-30. Eso hay que abordarlo con los 400.000 vehículos que todos los días entran y salen de la ciudad".

"Estacionamientos disuasorios, nuevas infraestructuras de transporte público, nuevos carriles bus-VAO. Pero la movilidad tiene que estar garantizada y si se tiene que hacer en un vehículo, que sea haga en un vehículo medioambientalmente sostenible".

2.- Bajar la presión fiscal

"Vamos a bajar todos los impuestos. Es así de sencillo. Todos. El impuesto de bienes inmuebles, el impuesto a la plusvalía, el impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras, el impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica... ".

"Vamos a revisar todo el sistema de tasas del Ayuntamiento. Vamos a intentar que se introduzcan bonificaciones para que, por ejemplo, se pueda bonificar el IBI a los jubilados. Creo que es una cuestión urgente, porque a nuestros mayores les debemos mucho y tenemos que hacer todos los esfuerzos para quienes desde el pasado nos garantizaron el futuro".

"Carmena ha aumentado la presión fiscal en 347 millones de euros, con un Ayuntamiento que tiene 1.000 millones de euros de superávit. Vamos a devolver ese dinero a los madrileños".

3.- Calles más limpias

"La limpieza tiene que dejar de ser la mayor preocupación de los ciudadanos. El problema de la suciedad y el del estado de conservación de las calzadas y las aceras es urgentísimo. Sé que esto no son las competencias más glamurosas del mundo. A Manuela Carmena le aburre lo de la limpieza de las calzadas, a ella le gusta más ser alcaldesa del mundo para resolver los grandes problemas del mundo que alcaldesa de Madrid para resolver los pequeños problemas de los madrileños". 

4.- Menos contaminación

"200 millones de euros para la renovación de la flota de vehículos privados y autobuses de taxi, de EMT, de carga y descarga. 50 millones para abordar la renovación de todas las calderas de gasóleo y de carbón que todavía quedan en la ciudad. Hay un modelo que es de prohibición, de restricción, y un modelo que se fundamenta en las alternativas y en la confianza de los madrileños".

5.- Privatizar la funeraria

"No tiene ningún sentido que el Ayuntamiento, con los impuestos de empresarios de funerarias, haga competencia desleal, como está ocurriendo en estos momentos".