Santiago Abascal, presidente de Vox, en el acto del partido en Toledo.

Santiago Abascal, presidente de Vox, en el acto del partido en Toledo. Vox

Política POLÍTICA

Vox no hará sus listas hasta marzo: "Ahora la marca suma y el candidato resta"

Los de Abascal celebrarán primarias, pero trabajan en un método que pueda protegerles del "arribismo" y los "infiltrados".

Noticias relacionadas

La cúpula de Vox no tiene prisa. Nombrará en marzo a sus aspirantes para las elecciones autonómicas y municipales del próximo mayo. Los de Abascal trabajan con cuidado en la construcción nacional del partido, temerosos del arribismo y los infiltrados. "Tenemos que hacerlo con mucho cuidado", relatan fuentes de la formación en el extremo derecho del tablero.

El presidente y su Consejo de Dirección -doce personas en total- trabajan ajenos al ruido que suscitan los anuncios de sus adversarios, véase Íñigo Errejón o Pepu Hernández. No les inquieta el paso del tiempo y consideran marzo un buen mes para despegar. "Los nombres propios no son importantes para nosotros. Lo que ahora tira es la marca, el candidato puede restar", relata uno de sus líderes. Y, justo a continuación, se refiere al caso de Andalucía, donde el juez Francisco Serrano no era precisamente mediático.

Los dirigentes de Vox son conscientes de la importancia que entraña la infraestructura regional, un camino que costó serios disgustos a Ciudadanos y Podemos; los dos últimos partidos en colarse con fuerza en el Congreso de los Diputados. De ahí que estén buscando un método para cribar y testar las aptitudes de quienes se les acercan para encabezar las siglas en las distintas plazas.

En un comunicado difundido a los medios de comunicación, Vox advierte de que todos los nombres que suenen antes de marzo serán "meras especulaciones" y que ninguna "filtración" tendrá valor a no ser que el partido la confirme de manera oficial.

Parece claro, por ejemplo, que Rocío Monasterio encabezará el proyecto en la Comunidad de Madrid, pero Vox tampoco lo confirma: "Es una opción, sí, pero no vamos a decir nada hasta marzo".

¿Qué tipo de primarias?

Las primeras novedades cristalizarán -casualidad o provocación- el 23 de febrero. En un lugar todavía por determinar, Vox celebrará su Asamblea General Ordinaria, la primera tras la catapulta de Andalucía.

Allí se aprobarán las cuentas del partido y, casi con total seguridad, los afiliados conocerán los sueldos de Santiago Abascal y Javier Ortega Smith, las dos únicas nóminas -de un total de 19- que superan los 1.700 euros mensuales.

Además, se conocerán los nuevos estatutos del partido. O lo que es lo mismo: las reglas que circunscribirán las primarias de Vox. En relación a este aspecto, los de Abascal tienen un problema: si utilizan la "antigüedad de afiliación" como requisito para presentarse y también para votar -como, por ejemplo, ha hecho Ciudadanos- el censo se reduciría drásticamente. La militancia de Vox se ha multiplicado en los últimos meses. Por tanto, la solución torpedearía la representatividad.

En cambio, si se abre el abanico demasiado, podría recalar en la organización un gran número de desconocidos. Abascal también podría aprovechar la figura de los "independientes", aquellos que no ostentan carné, pero sí la confianza del aparato.

A día de hoy, el reglamento dice así: "Los candidatos a cargos públicos electos (...) se elegirán en primarias por los afiliados de la citada circunscripción, pudiendo presentarse a las mismas todos aquellos que estén legitimados para ser candidatos a cargo público electo por la legislación vigente en cada proceso electoral".