• 1 de 6

    El mobiliario destrozado.

    Según las fotografías distribuidas a EL ESPAÑOL por trabajadores del mismo Centro de Primera Acogida de Hortaleza, no sólo el mobiliario están un estado lamentable, sino peligroso, pues no se retira de uso. Las condiciones no cumplen con las normativas y el estado de los bancos pone en riesgo la integridad física de los menores y de los trabajadores.

  • 2 de 6

    Los baños, sin mantenimiento.

    En el centro de menores de Hortaleza, donde son llevados para una primera evaluación hasta que las autoridades deciden dónde derivarlos, la masificación impide el mantenimiento adecuado de las instalaciones sanitarias. Los inodoros están sucios y en demasiadas ocasiones no cumplen con los requerimientos de higiene.

  • 3 de 6

    Colchones sin funda tirados en los pasillos.

    El Centro de Primera Acogida de Hortaleza, entre las calles López de Hoyos y Valdetorres del Jarama, aloja a más del triple de menores de los que indica su capacidad. Más allá de los alrededor de 35 chicos y chicas que debería acoger, el centro aloja estos días a más de 100. La consecuencia, muchos de ellos duermen en los pasillos sobre colchones de espuma sin funda.

  • 4 de 6

    Sin salubridad ni intimidad.

    La masificación es tal que las decenas de menores que tienen que pasar las noches en los pasillos lo hacen sólo bajo una manta, "no siempre limpia", según testimonio a este periódico de los propios chicos alojados. Sin intimidad alguna ni capacidad para mantener los estándares de salubridad a los que tienen derecho.

  • 5 de 6

    Un mantenimiento deficiente de los servicios.

    Los menores acogidos en el centro de Horatleza denuncia, asimismo, que "no todos los días" se pueden duchar. Los baños no están en condiciones, no hay tiempo para que, según los turnos de actividades puedan todos pasar a la ducha para su higiene personal "y las toallas están rotas y no están limpias".

  • 6 de 6

    Ropa sucia en las esquinas... y para vestirse.

    La imagen muestra cómo una escoba y trapos de ropa sucia son utilizados para tratar de limpiar el agua acumulada en los suelos de los servicios. Los chicos acogidos en el Centro de Primera Acogida de Hortaleza denuncian, además, que "la ropa que nos dan no está limpia". El centro es de régimen abierto, por lo que muchos menores merodean por sus alrededores y vecinos y diversas ONG han denunciado las condiciones en las que están.

E.E.