El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith.

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith. Efe

Política

Vox mantiene el pulso y pide expulsar a 52.000 inmigrantes y derogar la Ley de Violencia de Género

Vox ha presentado este martes un documento al PP con 19 propuestas para apoyar la investidura del candidato popular a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que incluye la petición de derogar la Ley contra la violencia de género andaluza y la expulsión de 52.000 inmigrantes en situación irregular.

Consulte el documento íntegro de Vox

En este documento, que Vox ha dado a conocer en Twitter tras el inicio de la reunión en Madrid con el PP para negociar la investidura, el partido de extrema derecha asegura que no prestará tampoco apoyo parlamentario para la "implantación, asignación de presupuesto y/o desarrollo" de estas leyes, que califica de "ideológicas".

Según el partido que dirige Santiago Abascal, la ley 13/2007 debe ser sustituida por una de violencia doméstica "que no prejuzgue el sexo del agresor, respete adecuadamente la presunción de inocencia, no instituya una enorme burocracia 'de género' y no facilite la lluvia masiva de subvenciones a las asociaciones de feminismo supremacista".

PP y Vox negocian en Madrid el pacto de investidura en Andalucía

Mientras pide la derogación de estas leyes y la de memoria histórica andaluza, Vox propone una ley para proteger la cultura popular y las tradiciones del mundo rural, que incluya el flamenco y otras expresiones folklóricas, y otra de protección de la tauromaquia y de la actividad cinegética.

El texto viene anunciado como las propuestas presentadas al PP para "iniciar las negociaciones encaminadas a lograr una investidura que ponga fin a 36 años de socialismo en Andalucía" y empieza por una declaración institucional de la Presidencia de la Junta "a favor de la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado" de competencias.

Entre ellas, las de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público, así como la propuesta de reforma para suprimir el término "realidad nacional" del Estatuto de Autonomía andaluz.

El segundo punto es también para reclamar una declaración institucional de la Junta "de condena al discurso de odio y exclusión que algunos líderes políticos y medios mantienen desde las elecciones del 2 de diciembre contra los votantes y representantes de Vox". 

De esta manera, Vox mantiene sus principales demandas para apoyar la investidura de Moreno, pese a que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha dicho que en la reunión de hoy solo se tratarían "líneas generales" y que cualquier cambio en la Ley de violencia de género tendrá que abordarse después de iniciada la legislatura.

Expulsar a 52.000 inmigrantes

El punto número 5 recoge las medidas de Vox contra la inmigración ilegal. Entre ellas, se pide la expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales porque la Junta "encubre la inmigración irregular, pues posee la documentación necesaria para la expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales y no la comparte con la Policía".

Por ello, piden "colaborar con la policía en la identificación de inmigrantes ilegales para que puedan ser expulsados,

Asimismo, Vox propone ilegalizar las "organizaciones que cooperen con las mafias de tráfico de personas y favorezcan la inmigración ilegal".

Canal Sur: reducir los costes al 50%

Otra de las propuestas de Vox se refiere a Canal Sur, la radiotelevisión pública autonómica, aunque, en lugar de reclamar su cierre como hizo en un principio, pide que se reduzca su coste en al menos un 50% y la eliminación de tres de los cuatro canales televisivos, así como liberalizar el régimen de concesión de licencias de radio y televisión. 

En el ámbito educativo, Vox quiere implantar un "pin parental" para que los padres puedan "excluir a sus hijos de enseñanzas, charlas, talleres o actividades con carga ideológica o moral contraria a sus convicciones".

La reducción del gasto político y del "gasto redundante", con recorte de un 75 % en subvenciones a partidos políticos, sindicatos patronales; rebajas fiscales, medidas contra la inmigración ilegal y la creación de una Consejería de Familia y Natalidad, se incluyen también en este documento, entre otras cuestiones.

Cambiar el Día de Andalucía

Vox quiere que el Día de Andalucía pase a celebrarse el 2 de enero, día en que se conmemora la toma de Granada y la culminación de la Reconquista, en lugar del 28 de febrero, festividad actual que recuerda la aprobación del Estatuto de autonomía de la comunidad.

Este es uno de los 19 puntos del documento con las propuestas que Vox ha presentado al Partido Popular para iniciar las negociaciones encaminadas a lograr una investidura "que ponga fin a 36 años de socialismo en Andalucía", según ha informado la formación que dirige Santiago Abascal.

En concreto, el punto 13 de la propuesta, sobre la Fiesta Nacional y la Fiesta de Andalucía, señala que "el Día de Andalucía pasará del 28 de febrero al 2 de enero, en conmemoración de la culminación de la Reconquista".

Añade que el 12 de octubre, Fiesta Nacional, se celebrará en las instituciones que dependan de la Junta de Andalucía, "incluidos los centros escolares, con prioridad sobre cualquier otra fecha, poniendo especial relevancia en la contribución histórica de los andaluces a la defensa de la unidad, libertad y prosperidad de España". 

Vox critica a Cs

Las delegaciones del PP y de Vox se han reunido este martes tras las elecciones al Parlamento de Andalucía del pasado 2 de diciembre y en medio de las negociaciones que los 'populares' tienen abiertas con Ciudadanos para un acuerdo de investidura.

Pese a ello, Vox ha lamentado que el partido de Albert Rivera "no haya querido sumarse a tan necesario diálogo para el bien de Andalucía y de España".

Este mismo martes, Javier Ortega Smith ha censurado que Ciudadanos no quiera ni siquiera sentarse a escuchar sus propuestas.

El encuentro con el PP fue fijado el viernes pasado, después de una conversación telefónica que mantuvieron Teodoro García Egea y Ortega Smith y en la que comentaron algunas cuestiones que ambos partidos comparten de cara a un futuro gobierno en Andalucía y tras el acuerdo programático que PP y Ciudadanos cerraron a finales de año.