La Guardia Civil contiene a los radicales que boicoteaban el acto de España Ciudadana en Alsasua.

La Guardia Civil contiene a los radicales que boicoteaban el acto de España Ciudadana en Alsasua. Efe

TRIBUNA

Por qué he estado en Alsasua

El autor, militante de Ciudadanos en Navarra, explica que este domingo ha sido el día 1 de un nuevo relato en el que ya no sólo escriben los que tienen las manos manchadas de sangre sino también los demócratas. 

“Vais a Alsasua a provocar”. Ésta es una de las frases que más he tenido que leer y escuchar en las últimas semanas tras hacerse público que la localidad navarra era el siguiente destino en la ruta de la plataforma España Ciudadana.

Llevo ya más de una década viviendo en esta maravillosa tierra y podría decir que la siento como propia, y ante ese argumento irracional y tan privado de libertad, sólo se me ocurría contestar: “Yo estoy en mi casa”. Y tengo que reconocer que, una vez allí, con un ambiente asfixiante como el que hemos tenido que sufrir hoy, sólo me he podido convencer más de que yo no tengo que pedir permiso para estar en mi tierra, sólo pedir paso.

Ahora soy más consciente que nunca de lo trascendental que era estar en Alsasua hoy. Justamente por eso, porque el solo hecho de estar era “una provocación”. Porque sólo la osadía de discrepar un poco del pensamiento único que algunos pretenden imponer en la localidad es ya motivo suficiente para el insulto, las amenazas, el sabotaje, los escupitajos y otras tantas acciones tan propias de la izquierda abertzale y los radicales.

Unos energúmenos que hoy han hecho todo lo posible por despedazar el discurso de una víctima de ETA a golpe de campana, pero que sólo ha servido para marcar el tempo de unas palabras repletas de libertad. Creo que no hay que subestimar la innovación en los todavía nostálgicos del terrorismo ya que por primera vez le han puesto música a sus vergüenzas. Unos salvajes que ayer pedían respeto por Alsasua y hoy han intentado impedir que alguien huyese de una espiral del silencio creada a base de extorsiones y señalamientos.

Ayer pedían respeto por Alsasua y hoy han intentado impedir que alguien huyese del silencio creado a base de extorsiones

Hemos estado en Alsasua porque queríamos rendir homenaje a Óscar, María José, Álvaro y Pilar. Cuatro personas que fueron agredidas aquí por, en esencia, ser guardias civiles y sus parejas, y representar a aquéllos que velan por nuestra seguridad y tranquilidad. Los mismos que hoy, ante la amenaza y el insulto, han permanecido impasibles y garantizando que 1.500 personas pudiesen manifestarse libremente en una localidad de su país en favor de la libertad y la democracia. ¿Alguien imagina, tras lo que hemos tenido que vivir hoy, lo que tuvieron que sufrir esos cuatro seres humanos a la salida de un bar hace ya dos años?

Hoy en Alsasua se ha marcado un antes y un después. Es el día 1 de un nuevo relato en el que ya no sólo escriben aquéllos que tienen las manos manchadas de sangre sino también los demócratas que defendemos los valores constitucionales. Es una nueva historia que no obvia lo que han tenido que vivir tantos y tantos cargos públicos por defender la libertad.

Hay gente honrada que se sigue dejando la piel en pequeñas y grandes localidades de Navarra y del País Vasco representando unas ideas que muchos quieren aniquilar, y que de una forma u otra, nos han hecho llegar su apoyo y su aliento para este acto.

Hoy no era día de hablar de partidos, hoy era un acto de libertad. No hemos dicho ni hecho nada que no se lleve haciendo durante años desde otras ideologías y siglas y que no tenga todo nuestro reconocimiento, pero creo que hemos conseguido nuestro objetivo que, a pesar de hacerlo en un contexto muy complicado, era de pura justicia. Recordarles a aquéllos que sufren la presión y asfixia de los intolerantes que no están solos. 

***Alberto Bonilla es secretario de Comunicación de Ciudadanos Navarra

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Roger Torrent, presidente del Parlament de Cataluña.

El Parlament activa la comisión de reglamento que pretende hacer posible investir a Puigdemont

Siguiente