Santiago Abascal junto a José Antonio Ortega Lara, en Alsasua.

Santiago Abascal junto a José Antonio Ortega Lara, en Alsasua. TW

Política

Abascal acusa al cura de Alsasua de "entregar las campanas a los proetarras" para acallar a una víctima

El acto celebrado este domingo en Alsasua en defensa de la igualdad de los españoles y de la Guardia Civil, convocado por España Ciudadana, la plataforma afín al partido presidido por Albert Rivera, se ha desarrollado entre intentos de boicot de todo signo. El primero de los tres discursos de la mañana ha sido el de Beatriz Sánchez, víctima de ETA cuando tenía cinco años y fue atacada con un coche bomba la casa cuartebl de la Guardia Civil en Zaragoza. Mientras hablaba, han tañido las campanas de la parroquia cercana, lo que acallaba su voz.

También Fernando Savater y el propio Rivera, los otros dos intervinientes, tuvieron que hablar entre sonidos de sirenas y repiques de campanas de la iglesia ubicada en la Plaza de los Fueros, donde se desarrollaba el mitin, lo dificultó enormemente poder escuchar sus palabras.

Entre los presentes estaban el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, y por parte de Vox, su presidente, Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara e Iván Espinosa de los Monteros. Precisamente, Abascal ha sido el más duro contra el párroco del pueblo e incluso con la Conferencia Episcopal.

La voz de una victima de ETA tapada por el tañido de las campanas

Abascal se ha mostrado indignado con la falta de respeto a las víctimas de ETA y a quienes querían defender la igualdad entre españoles: "En Alsasua junto a Ortega Lara", ha tuiteado el presidente de Vox, quien posaba en una fotografía junto al exfundionario de prisiones secuestrado por ETA y militante de su partido.

"El cura de Alsasua ha entregado las campanas de las iglesias a los proetarras para silenciar las palabras" de una "víctima de ETA". Y añadía, citando al órgano de gobierno de la Iglesia católica en España. "Muy significativo".

Por su parte, Rivera ha ironizado desde el escenario sobre el asunto del campanario en marcha mientras hablaban los convocantes del acto: "Estamos viniendo a un pueblo de España sin pedir permiso, pidiendo paso a pesar de las dificultades", ha subrayado, y ha animado a no dejarse pisar por los "radicales", al tiempo que irónicamente ha dado las gracias por el repique de campanas "por las víctimas" mientras criticaba unos murales en la plaza con los rostros de "los verdugos".

La parroquia "lamenta" el asalto de unos jóvenes

La parroquia de Alsasua aseguró horas más tarde que "lamenta" su "utilización" para fines ajenos a los pastorales. Ante estos hechos, que han dificultado escuchar a los oradores, la parroquia de Alsasua -precisa en un comunicado la oficina de prensa del arzobispado de Pamplona- "lamenta la utilización de la iglesia para fines al margen de su misión pastoral".

Explica la nota que un grupo de jóvenes ha entrado en la iglesia parroquial al finalizar la misa de las 11.00 y por la escalera del coro han accedido al campanario, "sin conocimiento de los sacerdotes de la parroquia, que estaban en la sacristía".

"En el campanario se han encerrado desde dentro y han comenzado a bandear manualmente las campanas", dice, y puntualiza que "la Policía Foral ha entrado seguidamente en la iglesia y después de desatrancar la puerta de acceso al campanario han subido al mismo y han procedido a identificar a los jóvenes".

 "Cs tendrá que explicar quiénes son sus enemigos"

Por otro lado, el presidente de Vox ha instado a Ciudadanos a explicar "quiénes son sus enemigos" porque los de su partido están fuera del acto convocado por España Ciudadana para respaldar a la Guardia Civil, este domingo en Alsasua.

Abascal ha respondido así a las declaraciones del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quien hace unos días cuestionaba que un partido como Vox "con alergia a Europa" puede sentirse "cómodo" en este acto. 

"Mis enemigos estaban fuera de esta plaza, aquí tengo adversarios. Ciudadanos tendrá que explicar quiénes son sus enemigos y adversarios", ha aseverado Abascal.

Y ha añadido que él cree que ha cumplido con su obligación al acudir a este acto y "cada uno sabrá lo que tiene que hacer. Rivera sabrá cuál es la suya".

Ha añadido que no quiere hacer ninguna valoración sobre esas declaraciones en un día como hoy en el que está en una plaza junto a votantes de Ciudadanos y del PP y se encuentran "rodeados por quienes estarían dispuestos a aniquilarnos sin ningún tipo de contemplación", ha asegurado.

El líder de Vox ha justificado su presencia hoy en Alsasua ante la "profunda corrupción moral" de un pueblo que cree que se ha colocado "al lado de los agresores y en contra de las víctimas".