Besamanos a cuatro.

Besamanos a cuatro. Ilustración: Tomás Serrano

Política RECEPCIÓN DEL 12 DE OCTUBRE

"Yo obedezco a Protocolo": el 12 de Octubre que se recordará por el patinazo de Sánchez

Era la primera vez que encabezaba la comitiva como presidente del Gobierno, pero ya había acudido anteriormente a la recepción que los Reyes ofrecen cada 12 de octubre en el Palacio Real. Pedro Sánchez protagonizó con su mujer Begoña Gómez la anécdota del día cuando se colocó al lado de Doña Letizia una vez inauguró, como manda el protocolo, el saludo real.

La confusión apenas duró unos segundos, tiempo suficiente para que a la presidenta del Congreso, tercera institución del Estado, Ana Pastor, le diera tiempo a estrechar la mano a los Reyes, a Sánchez y a su esposa. Fue precisamente Pastor la que advirtió con un gesto del error, casi a la vez que un miembro del equipo de Protocolo de Casa del Rey avisaba al presidente del Gobierno de la confusión. Inmediatamente, salió del Salón del Trono, donde los Reyes continuaron saludando a los más de mil invitados a la recepción.

Posteriormente, el propio Sánchez reconocía, a preguntas de los periodistas: "Yo obedezco a Protocolo", indicando así que el error no había sido tal, sino que se había limitado a seguir las indicaciones que le habían marcado desde Casa del Rey. Fuentes de Moncloa calificaban el desliz como una "anécdota" e insistieron en que el matrimonio Sánchez-Gómez se limitó a hacer lo que le indicaron.

El error de protocolo de Pedro Sánchez y su mujer

Zarzuela cierra filas con Moncloa

Desde Zarzuela se optó por cerrar filas con Moncloa: "Sánchez ha seguido instrucciones de Protocolo de la Casa", respondieron cuando se les preguntó por el patinazo. Sin embargo, la percepción generalizada en los corrillos de la Recepción era que Casa Real se había limitado a "echar un capote al presidente". Para justificarlo, las fuentes consultadas recuerdan que "no es el primer 12 de Octubre de Sánchez, ningún otro presidente ha hecho el saludo con los Reyes, lo sabemos todos".

Desde antes incluso de llegar a la Moncloa, Pedro Sánchez mantiene una buena relación con el Rey y su esposa. Fue Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando era vicepresidente del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, quien recomendó al entonces diputado Sánchez que tejiera una red de contactos de políticos y empresarios más mayores que él. El entonces parlamentario raso le hizo caso y entre sus nuevos interlocutores apareció el Rey, entonces el Príncipe Felipe.

Buena sintonía entre los dos matrimonios

La Reina Letizia también guarda afecto al presidente del Gobierno: los dos estudiaron en el mismo instituto, el madrileño Ramiro de Maeztu. De hecho, la primera vez que Sánchez se reunió con Don Felipe, en julio de 2014, la Reina Letizia apareció sorprendentemente en la reunión para saludar al interlocutor. Tras el revuelo que desató la noticia, Zarzuela justificó entonces aquel saludo informal con que habían estudiado en el mismo instituto.

Convertido ya en presidente del Gobierno, Pedro Sánchez fue invitado este verano por los Reyes al tradicional despacho en el Palacio de Marivent, una tradición estival en la que el jefe del Ejecutivo despacha con el jefe del Estado antes de iniciar su descanso vacacional. Sánchez optó esta vez por llevarse al almuerzo privado a su mujer, Begoña Gómez, algo impensable en los seis años que duró el mandato de Mariano Rajoy. Esa fue la primera vez que la Reina Letizia y la esposa del presidente posaron juntas ante los fotógrafos.

Cada vez que ha tenido oportunidad, Sánchez ha piropeado al jefe del Estado, llegando incluso a decir que "tenemos una monarquía ejemplar". Este jueves, cuando el Parlament reprobó al Rey, el Gobierno salió rápidamente a defender al monarca y aseguró que actuará contra la cámara catalana. Este viernes, de hecho, la vicepresidenta Carmen Calvo aseguró que ya se está estudiando recurrir al Tribunal Constitucional. El propio presidente Sánchez lo denunció inmediatamente a través de las redes sociales: "Es inadmisible la resolución votada en el Parlament que pretende rechazar y condenar al jefe del Estado. Este Gobierno adoptará las medidas legales a su alcance en defensa de la legalidad, la Constitución y las instituciones del Estado".