Esperanza Aguirre en 'Buenos días, Madrid'

Esperanza Aguirre en 'Buenos días, Madrid'

Política MADRID

Esperanza Aguirre a una presentadora de Telemadrid: "Será usted podemita"

Tres años más tarde, desde octubre de 2017, Esperanza Aguirre ha decidido regresar a un plató de Telemadrid. Este viernes la expresidenta de la Comunidad de Madrid ha acudido al matinal Buenos días, Madrid, que conduce la periodista Verónica Sanz, para abordar cuestiones como la situación de Cataluña, la polémica de los audios de Villarejo o la actuación de Pedro Sánchez en el Gobierno. También sobre el PP. Sin embargo, después de tres cuartos de hora de intervención, la lideresa ha decidido abandonar el programa.

"No veo la nueva Telemadrid" porque "en este programa la escaleta va contra el PP", ha señalado Esperanza Aguirre, recriminando que solo se había hablado en la entrevista de temas relacionados con su partido. "¿Pero hemos venido aquí a criticar a Aznar y a Aznar?", ha reprochado a la presentadora llegando a acusarla de ser cercana a Podemos: "será usted podemita". "Coja su escaleta y mire las portadas de los periódicos de hoy. Verá que en ningún sitio sale lo que habéis preguntado aquí", ha añadido.

Verónica Sanz le ha invitado a "hacer la escaleta" con ellos "para que vea los criterios profesionales de actualidad", pero Esperanza Aguirre ha seguido acusando al matinal de incluir contenidos "anti-PP". "Me escriben unos mensajes tan cariñosos que al final caigo y vengo", aunque ha confesado que le "divierte el combate. Me pone". La periodista ha sugerido que "debería ver este programa todos los días" para convencerse de la pluralidad de la "nueva Telemadrid", pero la popular lo ve "imposible" porque tiene "que llevar a sus nietos al colegio". Finalmente, Esperanza Aguirre se ha levantado para abandonar la tertulia.

Un 155 más tajante

La expresidenta madrileña ha abogado en Buenos días, Madrid por aplicar nuevamente el artículo 155 de la Constitución en Cataluña pero de manera más contundente que la ejecutada por Mariano Rajoy en octubre de 2017. "Nos equivocamos al pretender hacerlo con el consenso de todos" porque "no pudimos atajar la siembra de golpe de Estado que se dio luego", admite Esperanza Aguirre. En su opinión la aplicación del 155 tendría que haber garantizado el control de los Mossos d'Esquadra, la Consejería de Educación o TV3.

"A mí no me parece normal lo que está ocurriendo en Cataluña" ya que "las leyes están para cumplirse y se está actuando contra el interés de España", confiesa Aguirre. Con lo que no está de acuerdo "en absoluto" es con la posibilidad de tender puentes con los independentistas, porque con esas personas "no es posible la distensión, solo la tensión".

También ha criticado que "más de la mitad de la población" que "se siente española" en Cataluña ha sido "olvidada por el Gobierno" de Pedro Sánchez, o que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, aliente a los CDR a "apretar" en sus acciones.

Tristeza por Rato

Esperanza Aguirre ha admitido en Telemadrid que le da "mucha pena" que Rodrigo Rato, expresidente de Caja Madrid, "posiblemente" vaya a prisión por apropiación indebida continuada en el caso de tarjetas black de esa entidad bancaria, porque las cárceles no están "para 90.000 euros". No obstante, ha matizado que respeta las decisiones judiciales y el fallo del Tribunal Supremo.

Asimismo, la expresidenta de la Comunidad de Madrid ha criticado que solo se hable de Rato cuando también se han confirmado las condenas a otros implicados en la causa cercanos a PSOE, Izquierda Unida o los sindicatos.

Regreso a la política

Ante un posible requerimiento de Pablo Casado, al que ve como "una bendición del cielo para el PP", Esperanza Aguirre no quiere hacer previsiones de futuro y se ha limitado a asegurar que está "retirada" de la política. "No me ha tentado nadie para estar en ninguna lista", ha añadido.

A Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid y candidata a la reelección, no la ve imbatible: "yo la batí, lo que pasa es que el PSOE es esclavo de Podemos". Esperanza Aguirre se ha mostrado crítico con la gestión de Carmena, haciendo mella en que "han subido los atascos y la contaminación".