Pedro Sánchez durante una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa.

Pedro Sánchez durante una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa. Susana Vera Reuters

Política

PP y Cs se unen en el Congreso para retrasar la Ley de Estabilidad de Sánchez

  • Ambas formaciones prevén votar en la Mesa del Congreso contra la tramitación urgente vía lectura única de esta norma.
  • La Mesa del Congreso podría tornarse -como ahora sucede- un órgano clave a lo largo de esta legislatura.

El nuevo curso político se le complica a Pedro Sánchez en el Congreso, donde PP y Cs parecen dispuestos a poner otra piedra que complique la aprobación de los próximos Presupuestos al Gobierno socialista.

Ambas formaciones prevén votar en la Mesa del Congreso contra la tramitación urgente vía lectura única de la Ley de Estabilidad, encaminada a sortear el Senado para facilitar el camino a las cuentas de 2019, claves para la supervivencia de Sánchez en La Moncloa.

PP y Ciudadanos tienen mayoría en la Mesa de la Cámara -órgano rector que especifica el orden del día y los asuntos a debatir-, donde este martes se trata el asunto. La no tramitación de la ley vía lectura única desbarata los planes del Gobierno, que tenía previsto presentar unos presupuestos en noviembre para tenerlos aprobados antes de que acabe el primer trimestre de 2019.

Este lunes, Sánchez decía no contemplar un escenario distinto, pero su debilidad parlamentaria le ha terminado arrojando esta traba legal: ni populares ni naranjas ven con buenos ojos la lectura de urgencia de la ley y, por eso, se postularán en contra. Tan sólo se trata de una dilatación de los plazos porque Sánchez dispone de aliados suficientes para lograr su objetivo, los mismos que le auparon en la moción de censura. No obstante, esta piedra en el camino podría situarle a final de año y sin presupuestos, lo que explicitaría sobremanera su poca fuerza en la Carrera de San Jerónimo.

La Mesa del Congreso podría tornarse -como ahora sucede- un órgano clave a lo largo de esta legislatura. PP y Cs ya la utilizan como método de contrapeso al proyecto político de Sánchez. Otro tanto sucede con el Senado, este controlado por mayoría absoluta desde Génova. De ahí que PSOE y Podemos quieran eliminar el previsible veto de los populares con la reforma de la mencionada Ley de Estabilidad.

La postura común de populares y naranjas se corresponde con lo dicho por Casado y Rivera en los meses de julio y agosto. Ambos se han opuesto frontalmente a los "decretazos" de Sánchez, y ahora a la tramitación urgente de esta norma. Véase lo sucedido en materia de violencia de género o la exhumación de Francisco Franco.

Azules y naranjas consideran que Sánchez pretende suplir su debilidad parlamentaria con los decretos y este tipo de maniobras. Acusan al presidente de "robar a la Cámara su capacidad legislativa". El decreto está constitucionalmente concebido para casos de extremada urgencia. Algo similar sucede con la lectura única. PP y Ciudadanos han vuelto a considerar que la Ley de Estabilidad no encaja en este supuesto.