La militancia del PP ha hablado para decir de forma clara que quiere una renovación en el partido. En una votación reñidísima, finalmente serán Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría quienes se disputen el liderazgo del PP tras eliminar a María Dolores de Cospedal en una jornada histórica. Con el 100% del voto escrutado, la exvicepresidenta se ha hecho con el 37% del apoyo, 21.513 papeletas; el vicesecretario con el 34%, 19.967 votos y la secretaria general ha conseguido el 26% del censo, 15.090 apoyos.

Los primeros escrutinios que llegan desde distintas sedes del Partido Popular daban un claro vencedor: Pablo Casado. Sin embargo, conforme la noche avanzaba la exvicepresidenta iba ganando terreno al vicesecretario hasta que se escrutaron los datos de Andalucía, imprescindibles para la victoria final de Santamaría. 

La exvicepresidenta del Gobierno era la primera vez que medía sus fuerzas en unas urnas y el resultado no ha podido ser mejor: ha ganado en más de la mitad de las provincias frente a las 17 que dan vencedora a Cospedal y 14 a Casado. El vicesecretario, a su vez, ha conseguido imponerse en autonomías donde sus presidentes pedían el voto para la secretaria general como Extremadura, donde Casado ha obtenido 511 votos frente a los 507 que fueron a parar a manos de la secretaria general.

Pablo Casado competirá por presidir del PP en la segunda vuelta

El éxito de Santamaría se debe al respaldo unánime que ha conseguido en autonomías clave: Andalucía y Comunidad Valenciana. En la región que dirige Juanma Moreno la exvicepresidenta ha obtenido 5.600 frente a los 2.900 Cospedal y los 1.600 votos estimados para Casado. Ganó en cinco provincias y en algunas como Huelva, donde la ministra Fátima Báñez hizo campaña por ella, se hizo con más del 90% de las papeletas. En la región de Isabel Bonig fueron 3.640 votos para Santamaría, 3.159 para Casado y 1.185 para la secretaria general.

El mayor triunfo del vicesecretario de Comunicación del PP fue en Madrid, donde se hizo con 4.487 votos frente a los 1.811 de Cospedal. Casado también arrasó en su provincia, Ávila, donde recogió 306 votos frente a los 98 de Soraya Sáenz de Santamaría y los 36 de Cospedal. En el madrileño barrio de Salamanca ha sumado 149 votos frente a los 84 de Santamaría y los 42 que fueron a parar a Cospedal. Su candidatura también arrolla en ciudades como Elche, donde ha obtenido 276 votos frente a los 41 de la exvicepresidenta y los 37 de la secretaria general.

Sevilla ciudad, donde el exministro Juan Ignacio Zoido hizo campaña por la secretaria general, se ha impuesto la exvicepresidenta con 551 votos frente a los 295 de Cospedal. La secretaria general ha conseguido un buen resultado en su feudo, Castilla-La Mancha y en Galicia, pero no ha obtenido el resultado que esperaban. 

Por ejemplo, en la provincia de Cuenca ha obtenido 517 papeletas frente a 111 de Casado o 91 de Soraya. En Albacete se ha hecho con 547 apoyos y Casado 107. En Ciudad Real, 521 para Cospedal, 341 para Casado y 123 para Santamaría.

Los tres favoritos a suceder a Mariano Rajoy comparecieron ante los medios de comunicación una vez que el Comité Organizador del Congreso hizo el recuento de votos. Cospedal habló antes que los vencedores y dejó claro que a partir de ahora abre un "período de reflexión" para ver qué hace con el 26% de los votos que respaldaron su candidatura. Pablo Casado tendió la mano a todos, sobre todo a los compañeros de los equipos vencedores, para poder ganar juntos en el Congreso. Santamaría presumió de encabezar la lista más votada y adelantó que la campaña le había "sabido a poco".

Serán los compromisarios elegidos en urna este jueves los que decidirán finalmente quién es el nuevo presidente del PP: si Casado o Santamaría. Los dos aspirantes han sacado una diferencia de apenas 1.500 papeletas. Nada está todavía escrito.