La tensión del procés llega hasta las playas catalanas

La tensión del procés llega hasta las playas catalanas

Política El rompecabezas catalán

La tensión del procés llega a las playas con las cruces amarillas de quita y pon

Varias playas de Cataluña amanecen con 'performances' separatistas que molestan a varios bañistas.   

La neutralidad de los espacios públicos en Cataluña sigue en cuestión por el procés separatista. Las utilización de estos espacios no es nueva pero está llegando a niveles insospechados.

La tensión del 'procés' llega a las playas catalanas Carmen Suárez

Las cruces independentistas que aparecieron en diversas playas de la comunidad en el marco de una campaña de las entidades ANC, Ómnium Cultural y los autodenominado Comités de Defensa de la República (CDR) empiezan a causar malestar entre muchos vecinos, especialmente ahora que se acerca el verano.

Una mujer ha registrado en vídeo cómo algunos individuos colocaban estas cruces en la playa de Llafranc. Lamentaba que no era un escenario para los "niños" y que la política tenía que permancer en sus espacios de expresión, no en un espacio que es de todos. "Una cosa es la política y otra que los niños piensen que es un cementerio", ha espetado.

Incidente en Canet de Mar

Tres activistas que custodiaban en la playa de Canet de Mar (Barcelona) cruces amarillas en apoyo a los políticos independentistas presos han sufrido lesiones leves en un enfrentamiento con un grupo de encapuchados que las han retirado, una acción que el expresidente Carles Puigdemont ha atribuido al "fascismo unionista".

Según han informado fuentes policiales, el enfrentamiento se ha producido en la playa de Canet, donde un grupo de personas se encontraba custodiando las cruces de color amarillo que en los últimos días los independentistas han clavado en varias playas del litoral catalán en apoyo de los líderes del proceso independentista encarcelados.

Un grupo de encapuchados se ha acercado al lugar y ha recriminado la presencia de estos símbolos en apoyo a los presos, ante lo que se ha iniciado un rifirrafe en el que, según las fuentes, tres de los independentistas han resultado heridos leves.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha condenado esta actuación en su cuenta de Twitter y ha lamentado que este tipo de "agresiones del fascismo unionista" continúen "impunes".

"No hagamos ninguna concesión a sus provocaciones. Si nuestra actitud cívica y no-violenta les exaspera, señal que vamos bien. No caigamos en ninguna provocación", ha indicado Puigdemont en su tuit.