Imagen del separatista al que se implica en el hurto de 400 euros.

Imagen del separatista al que se implica en el hurto de 400 euros.

Política INDEPENDENTISMO

Una militante de Cs culpa a un separatista de robarle 400 euros para los "presos políticos"

El hurto se ha convertido en un episodio rocambolesco después de que se la devolviera sin 400 euros y con una nota.

La insólita experiencia vivida en el País Vasco por una candidata de Ciudadanos a la que le robaron 400 euros para la "caja de resistencia" de los "presos políticos" catalanes, desvelada por EL ESPAÑOL en diciembre, suma ahora nuevas revelaciones con la irrupción de un independentista catalán en el desarrollo de los hechos, que convierte el hurto en un episodio rocambolesco.

La primera protagonista es una empresaria vitoriana, Marta Saldaña Pardo, militante y candidata alavesa del partido de Albert Rivera, que extravió su cartera y la recuperó "vacía" al cabo de unos días. En lugar del dinero se encontró un papel manuscrito que reemplazaba los billetes, donde el anónimo ladrón daba cuenta de sus razones para apropiarse de lo que no era suyo.

"Marta. He encontrado tu billetero. Te lo hago llegar", decía el escrito. "Notarás que falta el dinero. Ha ido a la caja de resistencia pro presos políticos de Cataluña para paliar el daño que partidos como el tuyo está haciendo. ¡¡¡Salud y República!!!", concluía.

Saldaña, que puso lo ocurrido en conocimiento de la Ertzaintza, ha ampliado recientemente su denuncia ante la Policía vasca tras enterarse de las circunstancias del hallazgo de su cartera.

El billetero extraviado

El segundo protagonista de la historia es J. G. A., un independentista catalán afincado en Vitoria sin participación pública en política. Él halló el billetero extraviado, pero niega haber escrito la misiva y ser el autor del hurto.

La militante del partido naranja perdió su cartera el 2 de noviembre pasado en el corto trayecto de apenas 50 metros que dista su domicilio de un bazar chino en el que acababa de realizar unas compras. Cruzaba la calle cargada con unas bolsas cuando el monedero debió caérsele en la isleta central de la calzada. Eran alrededor de las 14.15 horas según sus cálculos, como reflejó en su denuncia.

Si la empresaria vitoriana hubiera estado más pendiente de las redes sociales su descuido hubiera tenido muy pronto una solución satisfactoria, ya que a las 14.51 horas un mensaje cursado a través de Messenger, el canal de mensajería instantánea de Facebook, le avisaba de que habían encontrado su cartera. El remitente era J.G.A., que le adjuntaba un número de teléfono para recuperarla.

La afectada, sin embargo, no leyó entonces  el aviso. Y no lo vio hasta que recientemente, más de dos meses después, se topó con el mensaje a raíz de un cambio de móvil y la consiguiente reinstalación de todas sus aplicaciones en el nuevo dispositivo.

¿Hurto por motivos políticos?

En el visor de su teléfono, en el perfil del remitente aparece un lazo amarillo con el eslogan "No esteu sols" (No estáis solos) que dejaba claras sus simpatías con el procés catalán y la reivindicación de la liberación de los encarcelados por un presunto delito de sedición.

En su cuenta de Facebook, J. G. A. muestra su agrado por Carles Puigdemont, la CUP, Artur Mas y organizaciones y medios separatistas, lo que tampoco arroja dudas sobre sus posiciones independentistas. Son varias las imágenes en las que posa con la bandera estelada y acompaña una de las fotos, fechada el 17 de noviembre de 2014, ocho días después de la consulta promovida por Mas, con un claro comentario sobre sus posiciones a favor de una Cataluña independiente.

Si Marta Saldaña hubiera revisado su Messenger el 2 de noviembre no hubiera tardado en recuperar su cartera, donde guardaba también sus tarjetas de crédito y sus documentos de identificación. No lo hizo y, al no saber su paradero, acudió a dar cuenta de su pérdida a la Policía Municipal, de donde la avisaron más de veinte días después, el 24 de noviembre, de que había sido depositada en un buzón de correos. Sólo faltaba el dinero.

J.G.A. reconoce haber echado la cartera al buzón pero rechaza haberse quedado con los 400 euros de su propietaria y haber escrito la nota que justifica el hurto por motivos políticos. Tras descubrir su mensaje el pasado 23 de enero, Marta Saldaña le ha pedido explicaciones en un par de conversaciones telefónicas y ha presentado una segunda denuncia.

En su escrito, formalizado ante la Ertzaintza al día siguiente, el 24 de enero, refiere que él asegura haber encontrado su billetero ya sin el dinero y que al cabo de unos días optó por depositarlo en un buzón de correos al ver que sus intentos de contactar con ella por Messenger habían resultado infructuosos.

Sospechas acrecentadas

Las respuestas del denunciado sobre que la nota ya estaba en la cartera no han convencido a la afiliada de Ciudadanos. Aunque el partido naranja tiene escasa implantación en el País Vasco y Saldaña nunca ha ocupado un puesto relevante, Goggle sí que desvela su militancia, por lo que la afectada interpreta que la casualidad de un hallazgo pudo haber derivado en el intento de aplicar un castigo a un miembro del partido de Rivera, opuesto al procés.

Sus sospechas se ven acrecentadas por el estrecho margen de actuación que ofrece el manejo de los tiempos relatados. La hora de envío del mensaje a través del canal de Facebook cuestiona a su juicio la credibilidad de la versión de su remitente, según expone a EL ESPAÑOL. "Si yo pierdo la cartera a las 14.15 y su aviso lo recibo a las 14.51, ¿cómo es posible que otra persona encontrara antes la cartera, se quedara con el dinero y escribiera la nota?", se pregunta.

En su denuncia deja constancia de los vínculos independentistas del autor del hallazgo, que en internet "siempre aparece en fotos y foros de apoyo al proceso de independencia catalán". En base a  esas afinidades, donde considera que se puede esconder un motivo, y al hecho de que "nadie más" haya tenido tiempo de manipular su cartera implica a quien la halló en la sustracción del dinero.

EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con J. G. A., que ha desmentido su participación en el hurto y ha declinado relatar cómo encontró la cartera y hablar de su contenido o de cómo gestionó su devolución. En una breve conversación telefónica se ha limitado a mantener que son "falsas" las conclusiones que extrae Saldaña, que ya ha declarado ante la Ertzaintza y que se reserva sus explicaciones -"sobre la que me han preparado"­- para cuando tenga que comparecer ante el juez, que es el encargado de esclarecer la verdad de lo ocurrido. El hurto de menos de 400 euros es un delito leve que, salvo que existan antecedentes u otros agravantes, no implica pena de cárcel, y el autor suele ser castigado con una multa.