Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso.

Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso. Juan Carlos Hidalgo Efe

Política ADOCTRINAMIENTO ESCOLAR

La mentira histórica de Aitor Esteban: ¿Amadeo de Saboya, primer rey de España?

El portavoz del PNV hace afirmaciones históricas cuestionables que nadie rebate en el Congreso.

La moción de Ciudadanos contra el adoctrinamiento ideológico en las escuelas dejó esta semana una tensa intervención del portavoz del PNV, Aitor Esteban, sobre la enseñanza de la Historia en los colegios. Esteban no sólo acusó de “racista” al diputado naranja Toni Cantó. Eso se llevó los titulares. Los cinco minutos que pasó en la tribuna del Congreso estuvieron salpicados de referencias históricas falsas, según algunos historiadores, o deliberadamente manipuladas, según otros, que pasaron desapercibidas en el fragor de la batalla dialéctica.

Aitor Esteban en el Congreso de los Diputados

La más sorprendente afirmación de Esteban fue que Amadeo de Saboya -en el siglo XIX- fue el “primer rey de España con tal título” (sic). “Eso no sé si se enseña en la escuela española... (pausa y aspavientos) en general”, dijo el portavoz vasco.

“Es la primera vez que lo oía y me sorprendió bastante”, dice Onésimo Díaz, investigador y profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Navarra. “El señor Esteban es un hombre culto, ha sido profesor de Derecho en la Universidad y no sé de dónde ha sacado esa información”.

Sexenio Democrático

Amadeo de Saboya aguantó menos de tres años (1871-1873) en el trono. Su reinado estuvo marcado por una gran inestabilidad política y la tercera guerra carlista. Este rey, traído desde Italia, lideró la segunda etapa del llamado Sexenio Democrático, iniciado en 1868 con la Revolución Gloriosa y el exilio de Isabel II. Según Díaz, Amadeo de Saboya es una figura “misteriosa de la que se ha escrito poco”. Su reinado está considerado como el primer intento de instaurar una monarquía parlamentaria en España. De hecho, su nombramiento fue votado por las Cortes Constituyentes.

¿Se refería Aitor Esteban a esto? Parece que no. El portavoz del PNV aludía a su intitulación como monarca. Es decir, los apellidos en forma de reinos conquistadas, ducados y condados que acumula cualquier monarca europeo a lo largo de los tiempos. El título de Amadeo de Saboya era el de rey de España por la Gracia de Dios y la Voluntad Popular. Lo que parecía sugerir Esteban con sus palabras es que Amadeo de Saboya fue el primer rey con el título de España.

Díaz, sin embargo, recuerda que el concepto de rey de España es mucho más antiguo. El punto de partida es la unificación de los distintos reinos peninsulares en el siglo XV. “Hay historiadores que piensan que los primeros reyes de España fueron los Reyes Católicos, otros que Carlos I e incluso hay quien sitúa a Fernando VII (1784-1833) como el primer rey de España como Estado fuerte y contemporáneo”, dice Díaz. “Pero desde luego nadie diría que fue Amadeo de Saboya”.

“El señor Esteban no miente, pero tampoco dice la verdad. Lo que está dejando caer es que España no existía antes y no es cierto"

Para Rafael Escobedo, profesor de Historia Contemporánea también en la Universidad de Navarra, lo que hizo Esteban es utilizar el detalle de la intitulación para sugerir que España es prácticamente una idea de anteayer. Según Escobedo, Isabel II, predecesora de Amadeo, ya llevaba el título de reina de las Españas. Pero admite que en la intitulación oficial de todos los reyes (Austrias o Borbones) desde los Católicos y hasta el siglo XIX no aparecía la palabra España, sino que eran reyes de Castilla, Aragón, Granada, Navarra, etc, etc, etc.

“El señor Esteban no miente, pero tampoco dice la verdad”, explica Escobedo. “Lo que está dejando caer es que España no existía antes y eso no es cierto. Esas intitulaciones eran las propias de unas monarquías que eran patrimoniales y dinásticas. Y no hay que olvidar que la idea moderna de los Estados-Nación no surge hasta las revoluciones liberales”.

Este profesor asegura que la denominación de rey de España está registrada en el lenguaje común, la literatura e incluso en cierta documentación jurídica desde tiempos de los Reyes Católicos. En los enterramientos del El Escorial, la inscripción Hispan Rex aparece en las tumbas de Carlos V o Felipe II. Por citar otro ejemplo sencillo, en los maravedíes y reales de la época de Felipe II -siglo XVI- los reversos de las monedas identificaban al monarca con fórmulas como Hispaniarum et Indiarum Rex, Rei de las Hespañas, Hispanium Rex o Hispan Regnorum Rex. Que su intitulación no lo recogiera oficialmente, dicen los expertos, es una anécdota.

Las alusiones históricas del discurso de Esteban fueron breves pero intensas. A Escobedo también le llamó la atención la referencia del diputado vasco al origen de la bandera de España. “¿La bandera española de cuándo es? ¡Dígamelo! ¿De hace 500 años?”, espetó Esteban, bastante encendido, a Cantó.

Bandera como símbolo

Este profesor de Historia explica que las banderas como símbolos nacionales no surgen hasta las revoluciones liberales de los siglos XVIII y XIX. De hecho, dice Escobedo, la bandera española es una de las más antiguas de Europa, porque la enseña rojigualda, creada por Carlos III, se utilizó como símbolo de la Armada antes de convertirse oficialmente en bandera nacional en 1843. “La bandera tiene dos siglos y medio y es más vieja que el propio concepto de bandera tal y como lo entendemos hoy en día”, dice.

Sobre el fondo del debate, Díaz y Escobedo reconocen que la Historia se “manipula con mucha frecuencia”. Lo hacen, dicen, los políticos, los periodistas y los propios historiadores. “Tanto el Gobierno central como lo autonómicos a veces manipulan hechos en los libros. Esto ha pasado, pasa y pasará”, dice Díaz. “Cuando un político nacionalista vasco habla de Historia de España lo hace con su perspectiva particular y cuando un españolista habla lo hace de manera distinta a un catalán. Conseguir una Historia lo más objetiva posible es difícil, pero es lo deseable”, añade.

Escobedo no cree, como dijo Esteban, que el llamado adoctrinamiento del nacionalismo español en las escuelas tuviera demasiado éxito. En Francia, cita como ejemplo comparativo, también hay vascos y catalanes y no ha cuajado la idea nacionalista que hay en España.