Pedro Sánchez en su llegada al 39 congreso federal del PSOE.

Pedro Sánchez en su llegada al 39 congreso federal del PSOE. Sergio Barrenechea EFE

Política 39º CONGRESO FEDERAL PSOE

Sánchez refuerza el rechazo socialista a los vientres de alquiler

El texto que se debate en el cónclave va más allá de su propuesta original al afirmar que "el PSOE no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de mujeres".

El texto que ha elaborado el equipo de Pedro Sánchez sobre la maternidad subrogada, que se debatirá en el 39 Congreso Federal del PSOE, va aún más allá que su propuesta original en su rechazo de los "vientres de alquiler", añadiendo que "el Partido Socialista no puede abrazar ninguna práctica que pretenda socavar los derechos de mujeres ni de niñas ni apuntalar la feminización de la pobreza".

El texto que había presentado Sánchez como candidato a las primarias afirmaba que "los vientres de alquiler suponen una mercantilización de las mujeres" y que "se deberán promover y facilitar los mecanismos de adopción". Sin embargo, las representantes de colectivos feministas de otras candidaturas consideraban que esa redacción no era suficientemente tajante y este viernes mantuvieron una reunión con las del equipo del nuevo secretario general. 

Por ello los sanchistas optaron reiterar aún más su negativa sobre la regularización de la maternidad subrogada. Hasta ahora la postura socialista hasta ahora afirma que el partido "defiende los derechos de las mujeres, sobre todo de las más pobres en un contexto de rearme del neoliberalismo patriarcal". No obstante advierten de que son conscientes del "debate abierto en la sociedad y en el seno del Partido" que, dicen, afrontarán desde sus principios y valores "con absoluta libertad".

"El socialismo no puede ceder al sueño neoliberal"

El congreso parece que sostendrá su posicionamiento sobre las ideas que recogen los llamados de estos grupos. Desde hace varias jornadas los colectivos en favor de la mujer expresaron su preocupación, es el caso de la portavoz de No somos vasijas y militante del PSOE, Alicia Miyares, quien advirtió que "el socialismo no puede ceder al sueño neoliberal por excelencia, que es que los derechos puedan ser revocados por contrato".

Estos grupos se movilizaron para que el congreso no dejase abierta la más mínima rendija a una aceptación o regulación de la maternidad subrogada, advirtiendo de que se trata de una cuestión de derechos de las mujeres sobre los que no cabe transacción o cesión alguna. Miyares, además, afirmó que en el PSOE hay quien se ha mostrado favorable a regular esta práctica porque "tienen un interés propio y personal".

Aunque el secretario general es contundente con su postura y parece estar a favor de los colectivos feministas en el PSOE hay un grupo, reducido eso sí, que apuesta por abrir el debate y no centrarse en el "no es no", es el caso de Rafaela Romero, delegada en el congreso por el País Vasco. Para la socialista la gestación subrogada puede regularse y que se respeten los derechos de la mujer, del mismo modo que se hace en otros países, afirmó. Juventudes Socialistas también están a favor de la regularización de esta práctica, siempre y cuando sea altruista.