Imagen del exterior del aeropuerto de Múnich.

Imagen del exterior del aeropuerto de Múnich. E. E.

Política

El fin de fiesta acabó en pesadilla: una joven española violada en Múnich que casi muere congelada

Una mujer de 26 años empleada de la hostelería, víctima de una agresión que la policía alemana aún busca esclarecer. Hay dos sospechosos. 

Berlín

Prometían ser unas fiestas “estupendas y tranquilas”. Así presentaba los tres días de festejos del pasado fin de semana el Ayuntamiento de Hallbergmoos, pequeña localidad situada a unos 35 kilómetros al norte del centro de Múnich y ubicada en los aledaños del aeropuerto internacional de la capital bávara. Los festejos, sin embargo, acabaron en pesadilla. Al menos así ocurrió para la joven española de 26 años que fue violada en la noche del viernes al sábado. Se trata de una trabajadora de uno de los numerosos hoteles situados en los alrededores del aeropuerto.

La policía informaba el lunes del suceso, que casi le cuesta la vida a esta chica de Barcelona. La violación ocurrió en las primeras horas del sábado. La agresión dejó a la joven incapaz de volver al hotel donde trabaja y se aloja. No fue hasta las seis y media de la mañana que un aficionado al deporte que había salido a correr temprano la descubrió con síntomas de hipotermia. Él fue quien llamó a los servicios de emergencia. La chica terminó siendo atendida en un centro médico cercano.

Posibles testigos o sospechosos

La joven había dejado la zona de festejos en Hallbergmoos para dirigirse a su hotel cuando fue sorprendida por su agresor. Poco se sabía aún el lunes de la identidad del violador, aunque la policía quiere escuchar lo que tienen que decir dos chicos de aspecto árabe con los que la joven tuvo contacto durante las fiestas de la localidad bávara.

“Esta joven estaba de fiesta con sus compañeros de trabajo en las fiestas del Hallbergmoos, allí habló en un momento dado con dos chicos, pero éstos se mostraron algo pesados, entonces ella les pidió a sus compañeros de trabajo que no quería hablar más con los dos jóvenes”, explica a EL ESPAÑOL Andreas Aichele, portavoz de la policía en el Norte de Alta Baviera. Los compañeros de trabajo de la chica lograron que los dos jóvenes se disculparan y se marcharon.

“No sabemos si estos dos chicos tienen algo que ver o no con lo ocurrido, los buscamos como testigos”, aclara Aichele. El comunicado emitido por la policía el lunes describe a estos dos jóvenes como varones de “aspecto árabe”.

Uno de ellos medía metro y setenta, estaba algo rellenito y tenía el pelo rizado corto, según la descripción recogida por la policía. Llevaba una prenda de vestir blanca con detalles rojos estampados en la parte superior de su cuerpo. Su acompañante era delgado, también tenía el pelo corto, bigote y barba de tres días. Vestía una chaqueta negra, probablemente de cuero.

De acuerdo con las descripciones que maneja la policía, ambos parecen no ser alemanes. El primero de ellos “hablaba poco alemán e inglés” y el segundo “no hablaba alemán y hablaba un mal inglés”, se lee en el comunicado de la policía, donde se indica que la “lengua materna de ambos sonaba a árabe”.

“En una de estas fiestas se bebe mucha cerveza, la gente socializa y hablan los unos con los otros, lo que pasa es que estos chicos parece que querían más atención de la chica, y ésto era incómodo para la joven, por eso pidió la mediación a sus compañeros de trabajo”, apunta Andreas Aichele. “No hay nada más normal en este tipo de situaciones, pero queremos saber quiénes son estos chicos y si tienen o no algo que ver con la violación”, abunda.

El lugar en el que fue encontrada la joven violada con síntomas de hipotermia – la temperatura mínima registrada el viernes en Hallbergmoos fue de cero grados centígrado – se sitúa a escasos tres kilómetros del lugar donde se celebraban las fiestas locales. Se desconoce como llegó hasta allí. La policía criminal del Distrito de Erding se ha hecho responsable de la investigación.