Isabel González, de pie, a su llegada al pleno tras la detención de sus familiares.

Isabel González, de pie, a su llegada al pleno tras la detención de sus familiares. Víctor Lerena Efe

Política PERFIL

La superviviente del clan González: una diputada con el marido y los dos hermanos en la cárcel

Casada sin hijos, Isabel González cumple este martes 53 años y sus familiares más cercanos están entre rejas. 

Ana I. Gracia

Con los ojos vidriosos y sin despegarse de su móvil, Isabel acudió al pleno de la Asamblea regional como todos los jueves. Pero este no era un día cualquiera. Sus dos hermanos, Nacho y Pablo, y su marido José Juan acababan de pasar su primera noche en el calabozo acusados de saquear las cuentas de la Comunidad de Madrid que ella misma representa desde el escaño del Parlamento regional. Los tres siguen en prisión. Su esposo es el que tiene más opciones de salir si paga cien mil euros. 

Antes del pleno, la hermana del expresidente de la Comunidad de Madrid se presentó con la mejor cara que pudo a la reunión del Grupo Parlamentario Popular donde todos sus compañeros, uno a uno, se le acercaron para darle mensajes de ánimo en un momento que ella misma definió como "horroroso". Lo peor era que sus nonagenarios padres tuvieran que ver a sus dos hijos detenidos. 

Isabel González González cumple este martes 53 años. Está casada -sin hijos- con José Juan Caballero Escudier, un hombre bastante más mayor que ella al que nadie en el PP ha visto de cerca. Quienes conocen a la parlamentaria autonómica destacan su carácter amable, su espíritu trabajador y su obsesión por no ser calificada como 'hermana de'. Es, a juicio de sus compañeros, la imagen contraria que proyecta su cuñada Lourdes Cavero. "A la mujer de Nacho siempre le ha gustado aparentar e ir a sitios lujosos. A su hermana no". Al contrario que los González Cavero, Isabel vive en Colmenar del Arroyo, un minúsculo pueblecito de la Comunidad de Madrid de 1.600 habitantes donde pasa prácticamente todo su tiempo libre. 

"Es cierto que es portavoz adjunta por ser hermana de quien es, pero ella siempre no falta a ni un solo pleno y es una de las diputadas más trabajadoras. Otra cosa es a qué se han dedicado su marido y sus hermanos", destacan compañeros de la bancada azul que tras el escándalo asemejan su historia a la de la exministra de Sanidad. "Va a ser la Ana Mato de la Asamblea de Madrid", vaticinan.

La Ana Mato de Madrid

Mato estuvo casada con el exalcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda, y tuvo que presentar su dimisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy porque el juez del caso Gürtel la investigó por beneficiarse "a título lucrativo" de las fechorías de su por entonces esposo. Algunos diputados en la Asamblea de Madrid creen que Isabel González, que firmó un código ético donde se compromete a abandonar su escaño en el momento que sea investigada, puede correr la misma suerte y enterrar su carrera política por los negocios turbios que levantó su esposo con sus hermanos. "Tu hermano puede ser un delincuente y tú una bellísima persona. Pero si el delincuente estaba en tu casa y te aprovechabas de sus fechorías...", desliza un compañero de filas de la diputada.

La única hermana de los hermanos González ha sido diputada autonómica en cuatro legislaturas, pero nunca ha hecho vida interna en el Partido Popular de Madrid, como sí hizo Nacho cuando era secretario general del partido. "No le interesa nada lo que pase en el PP. Ella viene a la Asamblea, desarrolla su trabajo de forma excelente y se va a su pueblo, sin hacer ruido, sin compartir más vida aquí", detalla un compañero de la Cámara regional. Casada en separación de bienes, tiene a su nombre dos viviendas, una en el pueblo de Madrid donde vive y otra en Alicante, con una hipoteca que le concedió Bankia en 2005 por un importe de 322.560 euros, según la declaración de bienes que ella misma entregó en octubre de 2015.

Concejal en Pozuelo

Fiel aguirrista, Isabel perteneció al Gabinete de la todavía portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid tres años, hasta 2002, y estuvo en su equipo en la campaña electoral de 2003 que aupó a Aguirre hasta la presidencia de la Comunidad de Madrid, tamayazo mediante. Entonces empezó su andadura como diputada autonómica hasta 2011, cuando probó la política municipal y estuvo cuatro años como concejal en Pozuelo de Alarcón, donde era alcaldesa su amiga Paloma Adrados, hoy presidenta de la Asamblea de Madrid y amiga íntima de Cristina Cifuentes.

A Isabel y Cristina, la presidenta de la Comunidad de Madrid que puso en conocimiento de la Fiscalía el desfalco del Canal por parte de la familia González, les une una relación cordial de compañeras que han trabajado juntas más de una década. Las dos compartieron escaño en el Grupo Parlamentario Popular en los años en los que Esperanza Aguirre presidió la región: de 2003 a 2011. "Son compañeras, que se respetan, pero no son íntimas amigas", define una parlamentaria del grupo regional. Las dos se vieron por primera vez tras la detención en el pleno del jueves. Isabel se sienta a escasos metros de Cifuentes: en la fila de atrás dos escaños a la izquierda.

Un aplauso casi unánime

La hermana de González tuvo que contener el aliento cuando escuchó al portavoz de Cs, Ignacio Aguado, sugerir a Cristina Cifuentes que dimita por "vergüenza" y "dignidad". En concreto, el hombre de Albert Rivera en Madrid recordó delante de la familiar de los detenidos que "hemos vivido uno de los días más lamentables que se pueden vivir dentro y fuera de la política". Cifuentes no se arrugó y a micrófono abierto recordó que fue ella la que envió hace un año a la Fiscalía toda la documentación que obraba en su poder sobre el saqueo del Canal. La bancada azul aplaudió casi de forma unánime. Isabel González optó por mirar hacia el infinito y se esforzó por contener las lágrimas.