La 'app' CatalApp ha sembrado la polémica por señalar a los comercios que no atienden en catalán. / CG

La 'app' CatalApp ha sembrado la polémica por señalar a los comercios que no atienden en catalán. / CG

Política Polémica lingüística

Por qué fracasan las denuncias contra la app que persigue a las tiendas que no usan el catalán

Google y Apple han recibido ya más de 2.000 comentarios para que sea retirada por "incitar al odio".

La Plataforma per la Llengua de Catalunya ha desarrollado una aplicación móvil que permite identificar a los comercios que no atiendan o rotulen en catalán. La han llamado CatalApp y pretende “fomentar la conciencia lingüística” en lo que los nacionalistas llaman países catalanes. Sin embargo, para muchos usuarios esta aplicación "incita al odio".

Las principales plataformas para la descarga de aplicaciones móviles, Google Play Store y Apple Store, disponen de CatalApp y es en estas plataformas donde los usuarios están mostrando su enfado. De los 4.229 comentarios que se hecho en estas plataformas desde el lanzamiento de la aplicación más del 60% son negativos, comentarios que afirman que CatalApp “es sectaria” y “debería estar prohibida”.  

Varios usuarios coinciden en que la aplicación está “discriminando” a los comercios que atienden en español y favoreciendo la “xenofobia lingüística”. CatalApp permite puntuar a las tiendas en función de si se atiende en catalán o en español -con buena nota si es en catalán y mala en español-, de cómo tengan sus rótulos o de la capacidad oral y escrita en catalán de sus empleados. 

Debido a ello algunos usuarios consideran que la iniciativa es un “recuerdo de las marcas a establecimientos judíos por los nazis”. Eso, sumado al hecho de que la app esté promovida por una entidad financiada por la Generalitat -le dio más de cuatro millones de euros en seis años- ha hecho que los usuarios se indignen y hayan lanzado una campaña en las redes sociales que anima a denunciar la aplicación para que Google Store Play y Apple Store dejen de comercializar con ella. 

Pocos comentarios

Sin embargo, ambas plataformas han asegurado a EL ESPAÑOL que por el momento no van a dejar de ofrecer a sus usuarios CatalApp. Apple España ha afirmado que los comentarios en contra de la aplicación son “muy pocos” en comparación a las descargas de cualquier aplicación.

Sólo el Google Play Store se han registrado 1.584 comentarios en contra de CatalApp.

Sólo el Google Play Store se han registrado 1.584 comentarios en contra de CatalApp. E.E.

Por su parte, el equipo de asistencia de Google España afirma que aunque por el momento no harán nada, en base al tono de los comentarios y la polémica creada creen que “podrían tomar medidas pronto”."Mientras que no comentamos sobre apps específicas, podemos confirmar que nuestras políticas están diseñadas para proveer una excelente experiencia para usuarios y desarrolladores. Es por eso que eliminamos de Google Play aquellas apps que violan dichas políticas", afirman desde Google. Sin embargo, no han podido concretar qué protocolos tiene la empresa para este tipo de situaciones. Ambas plataformas han evitado dar su postura al respecto y han asegurado que no pueden limitar los comentarios y que tanto su gestión como su repercusión depende del promotor de la aplicación.

Sin embargo, respecto a por qué no se analizaron los posibles riesgos antes de permitir que CatalApp operase en sus plataformas responden de manera sucinta. En este sentido, Google España afirma que cualquier servidor “que pague” puede tener su aplicación disponible en su plataforma.

No es la primera vez que a la Plataforma per la Llengua de Catalunya, autodenominda la “ONG del catalán” se la acusa de promover comportamientos discriminatorios. En 2014 se propusieron elegir al Enemigo catalán entre 20 personas. Entre los candidatos se encontraban personalidades como Albert Boadella, José Ramón Bauzá -entonces presidente de Baleares-, Albert Rivera o Mariano Rajoy. Para la plataforma eran personas que “maltrataban” el catalán y que impedían su propósito de “vivir plenamente en catalán”.