Mario Jiménez, número dos de la Gestora, la semana pasada en Ferraz.

Mario Jiménez, número dos de la Gestora, la semana pasada en Ferraz. EFE

Política EL FUTURO DEL PSOE

La Gestora, reacia al voto online en las primarias que reclaman Sánchez y López

El voto electrónico ya fue utilizado en una votación nacional: el año pasado para la consulta sobre el acuerdo con Ciudadanos.

La participación de los militantes se ha convertido en uno de los asuntos centrales del debate del PSOE: participación directa para decidir los acuerdos de Gobierno y las posiciones políticas clave, como fuente de legitimidad del líder o como contrapeso a los órganos colegiados del partido. Se trata de un debate complejo, que probablemente no se cerrará definitivamente en el congreso que los socialistas celebrarán los días 17 y 18 de junio.

Antes de que llegue ese momento, la Gestora del PSOE tiene que decidir si, por primera vez, se puede votar por internet en unas primarias de ámbito nacional (o federal, según el argot socialista). Son las segundas primarias por el liderazgo socialista en las que votan directamente los militantes. Las primeras fueron las de 2014, en las que ganó Pedro Sánchez. Los militantes votaron solamente en urna.

Antes de 2014, al secretario general lo votaban delegados elegidos por los órganos provinciales del partido. Para elegir candidato a la presidencia del Gobierno, una votación distinta a la del liderazgo, se han utilizado primarias en las que los militantes votaban, pero siempre físicamente. 

¿Deberían poder votar los militantes por internet? Según fuentes cercanas a la Gestora, la dirección interina es reacia, aunque no tiene la decisión tomada. Cree que debería mantenerse el tradicional voto en urna porque lo considera la mejor garantía de que cada militante ejerza su derecho libre e individualmente.

Garantías y conveniencias

"Nuestro electorado está muy envejecido y la mejor garantía de que el voto es secreto y libre es acudir a las urnas", explican estas fuentes."Si se permite el voto por internet, ¿quién controla que un secretario general no vota en una agrupación por un montón de afiliados?", se preguntan.

Los equipos de Pedro Sánchez y Patxi López, los únicos aspirantes declarados al liderazgo (a falta de que la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, dé el paso) defienden el voto online. "Nosotros estamos a favor de todos aquellos mecanismos que, con garantías, permitan una mayor participación de los militantes", aseguran desde la candidatura de López.

Según algunas fuentes, López y Sánchez estarían más a favor del voto online porque creen que su electorado puede temer el control de los aparatos de los militantes y centros de votación, algo que no ocurriría si ejercen su derecho privadamente desde casa.

"En pleno 2017, no tiene sentido que no se habilite el voto por internet", explican desde la campaña de Sánchez. "Además, ya lo hicimos hace nada, con la consulta sobre el acuerdo con Ciudadanos", señalan desde la campaña de Sánchez. 

Así funcionó la consulta sobre Cs

El 27 de febrero del año pasado, el conjunto de militantes del PSOE estaba llamado a votar sobre los "acuerdos con distintas fuerzas políticas" que había alcanzado o propuesto Pedro Sánchez antes de someterse a su investidura como presidente del Gobierno. En realidad, era una consulta sobre el pacto con Ciudadanos, que le garantizaba 130 escaños en el Congreso de los Diputados, donde el "no" de PP y Podemos acabó sus aspiraciones. 

El PSOE habilitó el voto por internet para esa convocatoria. Se trataba de la primera votación en el ámbito federal que utilizaba el sistema. Los militantes podían votar en alguna de las 2.597 mesas electorales tradicionales, fundamentalmente agrupaciones, a través de las papeletas en papel introducidas en urna. 

13.699 de un censo de 189.256

En la mesa electrónica, el voto no se ejerció directamente sino que hubo que solicitarlo. La Ejecutiva de Sánchez lanzó una campaña de información y habilitó dos días para el voto por internet: el mismo de las urnas físicas y también la víspera. De los 189.256 militantes llamados a votar (que componen el censo de afiliados al corriente de sus cuotas), lo solicitaron 13.699. Al final sólo se emitieron 7.638 votos, el 55% de los que lo pidieron. 

Fuentes socialistas aseguran que la consulta del año pasado contó con todas las garantías. Se evitaba que un mismo elector votase dos veces al negar el voto en urna al que lo hubiese solicitado para emitirlo online. El ejercicio requirió varias semanas de pruebas técnicas, pero no hubo incidencias reseñables. Las fuentes consultadas indican que, de no ponerse en práctica ahora, no sería por motivos técnicos sino por otras razones.

Por otra parte, el PSOE es un defensor del voto online, como prueba el programa electoral con el que el partido se presentó a las últimas generales. En su página 76 se proponía una reforma electoral que incluía "impulsar los medios y realizar las reformas legislativas necesarias para facilitar el voto electrónico".