En esta escena del vídeo grabado por uno de los acusados se ve a Alfonso Jesús Cabezuelo a la izquierda de la joven y a Jesús Escudero a su derecha.

En esta escena del vídeo grabado por uno de los acusados se ve a Alfonso Jesús Cabezuelo a la izquierda de la joven y a Jesús Escudero a su derecha.

Política Desmontando a la Manada

'La Manada' en el coche de Pozoblanco: las imágenes que hablan por sí solas

El vídeo, que el grupo de sevillanos quiere invalidar, acredita los tocamientos a la joven semiinconsciente.

Daniel Montero Alejandro Requeijo

En el asiento de atrás del coche va la chica con otros dos ‘lobos’ a su lado. Son Jesús Escudero Domínguez, 'Escu', y el militar del grupo, Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, 'Arfon'. Este último se percata de que le están grabando y con su brazo derecho rodea a la joven en estado inconsciente. Acto seguido, con el brazo izquierdo, empieza a manosearle el pecho por dentro de un colorido vestido de estampados. Besa a la chica y mira a la cámara. Así arranca el presunto abuso sexual cometido por 'la Manada' en Pozoblanco (Córdoba) el pasado mayo, según se aprecia en las imágenes a las que ha tenido acceso este periódico. Fue "una noche más", según declaró recientemente uno de ellos ante la jueza. Todos los implicados fueron detenidos en Pamplona dos meses después, acusados de haber violado a una chica de 18 años en las fiestas de San Fermín.

Dos capturas del vídeo con Alfonso Jesús Cabezuelo a la izquierda de la denunciante y a Jesús Escudero a su derecha.

Dos capturas del vídeo con Alfonso Jesús Cabezuelo a la izquierda de la denunciante y a Jesús Escudero a su derecha.

El vídeo de Córdoba está grabado desde el interior de un vehículo Volkswagen Golf de color azul. El grupo de sevillanos regresa de una noche de fiesta en la localidad cercana de Torrecampo. Circulan por el kilómetro 22 de la carretera A-435 de Espiel a Torrecampo. Al volante se encuentra el guardia civil del grupo, Antonio Manuel Guerrero Escudero, alias ‘Anto’, destinado entonces en Pozoblanco. Fue con su Iphone 5 con el que su amigo José Ángel Prenda, alias 'Karman' o 'Toni Montana', realizó el vídeo desde el asiento del copiloto.

‘Escu’ -que también mira a la cámara haciendo gestos burlescos y sacando la lengua- procede a sobar también el seno derecho de la chica. Esta semana se ha difundido la declaración que este joven prestó ante el juez de Pamplona en septiembre en la que rompe a llorar mientras defiende que él odia a los violadores. En todo momento del vídeo grabado en el coche se aprecia la incapacidad de la chica cordobesa para defenderse. Segundos después se ve cómo dos brazos salen de la zona delantera para hacer también tocamientos a la mujer. Uno de ellos es del propio conductor, el guardia civil, que posa en el vídeo con el dedo pulgar hacia arriba. El otro es del Prenda. Todo ello con el coche en marcha.

Alfonso Jesús Cabezuelo, en el vídeo con la denunciante, y tras la detención en Pamplona.

Alfonso Jesús Cabezuelo, en el vídeo con la denunciante, y tras la detención en Pamplona.

La Policía Foral narra así el comportamiento del grupo mientras se produce el presunto abuso sexual investigado: “se ríen y gesticulan, mientras se producen dichas acciones, participando todos activamente en los tocamientos y palpaciones sobre los senos de la mujer”. Esta descripción recuerda a la ofrecida por el juez de Pamplona cuando en uno de sus autos relató que en la presunta violación de San Fermín aseguraba que los sevillanos "se jaleaban" y "pedían su turno" mientras miraban a cámara. Estos hechos también quedaron acreditados en otros vídeos que se grabaron 'la Manada' en el portal de San Fermín.

Tocamientos compartidos por Whastapp

Las imágenes recogidas en el informe policial hablan por sí solas y su contundencia ha llevado a los abogados de los sevillanos a cambiar de estrategia respecto a la línea seguida en el caso de San Fermín, donde alegan que la presunta violación fue en realidad un episodio de sexo consentido entre la chica y cinco varones (también acusados de robarle el móvil con violencia). En el caso de Pozoblanco, en cambio, su línea de defensa se ha basado en solicitar a la jueza que no tenga en cuenta este vídeo. Alegan que la Policía Foral se extralimitó en sus competencias realizando pesquisas fuera de su ámbito territorial.

Desde el asiento del copiloto, José Ángel Prenda graba el vídeo y participa en los tocamientos a la joven.

Desde el asiento del copiloto, José Ángel Prenda graba el vídeo y participa en los tocamientos a la joven.

Cuando los acusados tuvieron que declarar hace unas semanas ante la jueza, ‘El Prenda’ confesó que salían mucho de fiesta y que aquella noche no fue diferente a otras, según informaron a EL ESPAÑOL fuentes conocedoras de su testimonio prestado por videoconferencia desde la cárcel de Pamplona. La jueza le interrumpió para recordarle que le investigan por abuso sexual. El Prenda se revolvió contra la magistrada y defendió su presunción de inocencia: “Nos están pisoteando, nos están hundiendo”.

Fue el propio Prenda quien no tuvo reparos para difundir el vídeo del presunto abuso entre sus amigos. Apenas tardó 22 minutos en compartir las imágenes en el chat ‘La Manada’ donde están presentes los cuatro de Pozoblanco y otras tres personas más: Jairo, Caly y Luisda . “Vino de follarse a la bella durmiente”, “perdimos el salto de hacer algo histórico tío” decía El Prenda en sus comentarios que acompañaban al documento.

Jesús Escudero, a la derecha de la joven de Pozoblanco en dos de las escenas del vídeo investigado.

Jesús Escudero, a la derecha de la joven de Pozoblanco en dos de las escenas del vídeo investigado.

"Cogiendo una teta"

A las 7.52 mandó las imágenes también a otro chat llamado ‘Peligro’ en el que ya hay 21 personas. Se mofan de la chica, hacen alusiones a la droga burundanga que anula la capacidad de reacción de quién la toma y su memoria. También reconocen al guardia civil su capacidad para conducir con una mano “y con la otra cogiendo una teta”. “Ea, otro caso marta del castillo niño jajajaja” dice otro de los amigos. Algo parecido a la actitud que mostraron también por WhatsApp después de acometer la presunta violación de San Fermín en un portal de Pamplona. “Follándonos a una entre los 5. Puta pasada de viaje”, celebró 'La Manada' dos meses después de su visita a Pozoblanco.

'El Prenda' rompió su silencio desde prisión el pasado octubre a través de una carta en la que aseguraba que "nunca" haría daño a una mujer y acusaba a la joven de Pamplona de haberse inventado la violación (un extremo que descartan los forenses que la examinaron). "Si en algún momento le hicimos sentir mal ya lo estamos pagando con creces. En su mano está acabar con el sufrimiento inmerecido de cinco familias. Cinco familias completamente destrozadas por una mentira que, estoy seguro, en su día diría para salir del paso”, sostenía este joven vinculado a los seguidores ultras del Sevilla Club de Fútbol.

Tres de las capturas de vídeo obrantes en el sumario del caso en las que se identifica a Alfonso Jesús Cabezuelo.

Tres de las capturas de vídeo obrantes en el sumario del caso en las que se identifica a Alfonso Jesús Cabezuelo.

Los tocamientos sexuales de Pozoblanco están recogidos en dos archivos de vídeo (IMG 5846.MOV e IMG 5847.MOV) que fueron grabados a las 7.23 de la madrugada y que estaban en el móvil del guardia civil. Uno de ellos dura 27 segundos y el otro, 46. Tras el hallazgo, la Policía Foral pidió autorización judicial para “ejercer funciones” fuera de Navarra. El juez que investiga la presunta violación les dio permiso por lo que los agentes contactaron con la joven, de 21 años, quien decidió denunciar a 'La Manada'.

Todos identificados

“Sin género dudas”, tal y como consta en el informe, la joven procedió a identificar a los cuatro jóvenes con los que había estado esa noche, concretamente en la Caseta de Feria de Torrecampo (Córdoba). Los agentes le mostraron también la foto de Ángel Boza, el quinto detenido por la presunta violación en Pamplona que no estuvo en Pozoblanco. La foto de este último fue la única sobre la que la chica no dibujó una "x" con su propia mano ante los investigadores.

El vestido que llevaba la denunciante aquel día, rasgado por debajo.

El vestido que llevaba la denunciante aquel día, rasgado por debajo.

La chica sostiene en su denuncia que la noche de los hechos llegó a las 3 de la madrugada a la feria de Torrecampo con dos amigos suyos. Tras permanecer media hora en la zona de botellón, acudieron a la caseta 'Disco Caseta El Melli'. Allí conoció a 'Anto' con el que tuvo "un tonteo", según relató ella misma. Ya era de día cuando la fiesta se acabó y el militar se ofreció a llevarla a su casa. Ella aceptó y, según su última versión, se subió en el coche con él, concretamente en el asiento del copiloto. A partir de ahí, no recuerda nada más hasta que llegó de nuevo a Pozoblanco, a 20 minutos en coche de donde estaban.

El guardia civil del grupo, Antonio Manuel Guerrero, al volante, también participó en los tocamientos.

El guardia civil del grupo, Antonio Manuel Guerrero, al volante, también participó en los tocamientos.

Al recobrar la consciencia se encontró en el asiento de atrás completamente desnuda. Empezó a vestirse y se pasó al asiento del copiloto de nuevo. En el coche sólo quedaba el militar con el que había tonteado esa noche. En ese momento, el joven le pidió que le hiciese una felación, pero ella se negó. Él respondió de forma violenta mientras ella se terminaba de colocar el vestido. Recuerda la chica que le golpeó dos veces en la cara, en el brazo y la echó del coche mientras le gritaba "puta".

La joven aportó a los agentes una fotografía de su pierna derecha con moratones que se hizo el día después de los hechos con su propio móvil y el vestido roto que llevaba en el momento de los hechos. Admitió que tuvo serios problemas para que su entorno concediese credibilidad a su relato, una de las razones por las que no denunció. Lo acreditan algunos de los mensajes de WhatsApp que intercambió al día siguiente. En uno de ellos, un amigo suyo responde a su alerta mostrando su incredulidad: "Cómo va a ser él (en referencia al militar) si ayer estabas tan a gusto en la caseta con él y hoy está él aquí tan tranquilo en la feria otra vez".