Así fue la avalancha en la que han muerto una treintena de inmigrantes en Melilla

España INMIGRACIÓN

"Murieron aplastados en la valla tras ser acorralados por la espalda": así fue la avalancha en Melilla

Un amplio grupo de los 2.000 inmigrantes acabó acorralado en una "ratonera" de la cual una treintena no salieron con vida. 

26 junio, 2022 22:16
Brais Cedeira Sonia Moreno

Dicen los agentes que trabajan a diario en Melilla que el paso del Barrio Chino es una ratonera inclinada hacia abajo, "una buena pendiente". Fue por allí por donde los 2.000 inmigrantes escogieron asaltar la valla para entrar en la ciudad autónoma, y fue allí por el lado de Marruecos, donde todos acabaron en una "ratonera" de la cual al menos 30 no regresaron con vida. 

Los inmigrantes bajaron del monte Gurugú y en torno a las 6 y media de la mañana enfilaban las calles de Nador. Llegaron en un gran grupo en el cual muchos de ellos iban armados con palos, cuchillos artesanales, piedras y una radial para cortar los barrotes. Las fuerzas marroquíes, que habían evitado otros intentos la misma semana, ya les estaban esperando.

Había 1.200 agentes entre los soldados, la gendarmería real, los policías, las fuerzas auxiliares y la autoridad local, según fuentes en Nador. De las 2.000 personas que bajaron con la intención de cruzar a España llegaron hasta la valla unas 1.500. Solo 133 cruzaron finalmente a España.

Los subsaharianos intentaron franquearla primero por una de sus esquinas, donde hay un foso paralelo al muro. Trataron ahí de romperlo, pero al ver que resultaba inútil se dirigieron al puesto fronterizo. Eran unos 500 los que utilizaron una radial para seccionar la reja. Ahí se encontraron en un callejón sin salida. Mientras tanto, los agentes marroquíes les cercaban por detrás, según informan fuentes policiales. Fue ahí donde se produciría más tarde la avalancha. "Murieron aplastados en la valla al ser cercados por la espalda".

En los vídeos a los que ha accedido EL ESPAÑOL se observa la avalancha de los migrantes aplastados entre sí. Se observa también como algunos agentes marroquíes tratan de rescatar a los que se están quedando sin respiración hundidos debajo de sus compañeros. En otros fragmentos de los vídeos se ve a los agentes arrojar a los inmigrantes a una explanada, zarandeándoles contra una valla.

[La mafia que condujo a los inmigrantes a Melilla intentó el asalto tres veces en la misma semana]

Fue en ese espacio, según las fuentes de seguridad, donde fallecieron algunas personas. Una vez ahí encerrados, sin escapatoria hacia atrás ni hacia adelante, la marabunta se sucedió y muchos quedaron sepultados.

La entrada a la valla de Barrio Chino, donde las fuerzas de seguridad marroquíes amontonaron decenas de cuerpos y los dejaron bajo el sol durante horas, ahora ya está completamente despejada. Allí fue donde “las víctimas de la tragedia de Melilla agonizaron durante horas bajo la cruel mirada de aquellos que debían socorrerles y no lo hicieron”, denuncia en las redes sociales Helena Maleno, portavoz de Caminando Fronteras.

Territorio nacional

"La policía marroquí entró en territorio español para contener y devolver a las personas que habían saltado", relata a EL ESPAÑOL una voluntaria de una organización de apoyo a migrantes desde Melilla, que prefiere guardar su anonimato.

De hecho, "las fuerzas del orden españolas estaban desde el día anterior monitoreando la valla para frenar posibles saltos. Lo que hace pensar que la policía marroquí había comunicado a la española que un grupo muy grande de personas se dirigía hacia la valla", explica la voluntaria de Melilla.

Imagen de la excavación de las fosas.

Imagen de la excavación de las fosas.

Los colectivos y asociaciones presentes en la zona denuncian que cuando la policía retuvo a muchos de los inmigrantes moribundos que "nadie de ninguna asociación les llevó ninguna botella de agua". En las imágenes se aprecia que algunos yacen completamente inmóviles, y en algunos casos no es posible discernir quiénes están muertos y quiénes no.

37 muertos

A pesar de que las autoridades locales cifran en 23 las personas fallecidas, las ONGs hablan de hasta de 37 muertos. Sin embargo, según explica a EL ESPAÑOL una fuente de Nador, "el domingo había 31 cuerpos en la morgue, pero solo 23 son personas fallecidas el viernes (como informaron las fuentes oficiales), el resto son migrantes que murieron en las dos redadas de esta semana". El sábado 17 de junio y el jueves 23 de junio hubo enfrentamientos entre los migrantes y las fuerzas de seguridad en los campamentos cercanos a Melilla.

[Marruecos enterrará a los subsaharianos de Melilla en 21 fosas sin autopsias y sin identificarlos]

El control es férreo. Desde la noche del sábado está prohibido el acceso al Hospital Hasaní de Nador, y los alrededores de la morgue están controlados por policías y agentes de las fuerzas auxiliares.

Por su parte, los países africanos han comenzado a reaccionar ante esta tragedia. Argelia, enemigo declarado de Marruecos, lo culpa de lo que ya denominó “carnicería”, y ha solicitado una investigación independiente.

Rabat convocó una reunión de urgencia con los embajadores de todos los países africanos a media tarde del domingo, para adelantarse a una posible condena de la Unión Africana (UA). No hay que olvidar que Marruecos organizó la cumbre en Marrakech del Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular en 2018, y que alberga la sede del Observatorio Africano de las Migraciones. Todo lo que ocurre diariamente se le notifica al rey Mohamed VI de manera personal. El monarca se encuentra en Francia, donde dio positivo por la Covid, y hasta allí cada día viaja un avión, que sale a las 16 horas del aeropuerto Rabat-Salé.

"Algunos de estos inmigrantes clandestinos fueron detenidos en posesión de objetos y equipos de hierro especialmente fabricados para ser utilizados en operaciones de intrusión y escalada en el marco de las operaciones de inmigración ilegal", precisa en un comunicado la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN).

Mientras tanto, las autoridades de Nador están preparando 21 tumbas en el cementerio de Sidi Salem para enterrar a algunos de los migrantes fallecidos, según denuncia la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH). Esta organización precisa que no se ha abierto ninguna investigación. Dicen que no se ha practicado la autopsia a los cadáveres y tampoco se han identificado los cuerpos de las víctimas.