España

Errejón se agarra a su acta en el Congreso tras ser denunciado por un delito de maltrato

Errejón exigió que Dancausa dimitiera como delegada del Gobierno en Madrid por su imputación en el caso MercaOcio, que quedó archivado pocos meses después.

24 agosto, 2021 02:07

Íñigo Errejón exigió en noviembre de 2017 la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, porque había sido imputada en el caso MercaOcio, que el juez archivó tan sólo ocho meses después. 

"Es dantesco tener como jefa de las Fuerzas de Seguridad en Madrid a alguien que está siendo investigada por corrupción", declaró el entonces secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón, quien todavía no había consumado su ruptura con Pablo Iglesias.

Ahora Errejón se encuentra en la misma situación "dantesca", pero no dimite. La titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid, Margarita Valcárce, dictó la semana pasada la apertura de juicio oral contra el actual líder de Más País, denunciado como presunto autor de un delito leve de maltrato.

Al tratarse de un delito leve, no será preciso solicitar el suplicatorio al Congreso de los Diputados. Íñigo Errejón está a punto de sentarse en el banquillo de los acusados por agredir presuntamente a un individuo que quiso hacerse una foto con él por la calle.

Y pese a ello, Errejón no renuncia a su acta de diputado, ni dimite como presidente de la Comisión de Calidad Democrática de la Cámara Baja. Los criterios de regeneración que exigía para la delegada del Gobierno Concepción Dancausa, no son aplicables para él.

La juez que ha abierto juicio oral contra Errejón ha analizado la declaración de tres testigos, los atestados policiales sobre la presunta agresión y las imágenes de las cámaras de seguridad instaladas en la vía pública que recogieron lo sucedido, aunque no con demasiada nitidez.

Los hechos se remontan al pasado 2 de mayo, cuando según la denuncia, el vecino de 67 años se encontraba tomando una copa con un amigo en la calle Buenavista. Al dirigirse a casa, se encontraron con Errejón acompañado de un grupo de personas. El denunciante se acercó a él, le pidió un selfie y el diputado le contestó que a esas horas ya no estaba trabajando.

El denunciante le respondió que él era uno de los que le "ponían a parir" en redes sociales y según su relato, en ese momento Errejón le propinó una patada en el estómago. Errejón ha negado esta agresión: afirma que se negó a hacerse la foto porque la situación le resultaba "incómoda" y se marchó.

Los informes forenses aportados a la causa no acreditan la existencia de lesiones en la víctima provocadas por una supuesta agresión. Por este motivo, Errejón irá a un juicio rápido -del que todavía no hay fecha fijada- denunciado por un presunto delito leve de maltrato.