España POLÍTICA

El sindicato de Vox se deshace en Cataluña por el desembarco de miembros de un partido xenófobo

Solidaridad se queda sin estructura tras las dimisiones provocadas por la llegada de dirigentes de la extinta Plataforma per Catalunya. 

19 julio, 2021 01:42

Noticias relacionadas

Vox se convirtió en el cuarto partido más votado en las elecciones catalanas del pasado 14 de febrero con 11 escaños, por delante de Ciudadanos (6) y el PP (3).

Sin embargo, el sindicato Solidaridad impulsado por el partido de Santiago Abascal se asfixia en la región, debido al cisma interno que ha provocado el desembarco de dirigentes procedentes de Plataforma per Catalunya (PxC), la formación xenófoba que se extinguió hace dos años y que lideraba Josep Anglada.

La dirección nacional de Vox disolvió el 1 de octubre de 2019 su comité ejecutivo provincial de Barcelona, que presidía Dolores Martín Sancristóbal, para sustituirlo por una gestora.

Se inició entonces un proceso, pilotado por el eurodiputado Jordi Buxadé, en el que destacados miembros de la extinta Plataforma per Catalunya fueron tomando posiciones en la dirección de Vox en Cataluña.

Protesta contra los menas

Entre ellos se encuentra Jordi de la Fuente, nuevo secretario de Organización de Vox en Barcelona y asesor del candidato a la Presidencia de la Generalitat Ignacio Garriga.

Antes de pasar por el partido xenófobo de Anglada, Jordi de la Fuente fue portavoz del Movimiento Social Republicano (MSR), una formación antisemita con una ideología próxima al nacionalsocialismo, que organizaba cacerías contra inmigrantes.

En el siguiente vídeo, De la Fuente interviene como portavoz del MSR durante la celebración del 12 de octubre de 2014 en Barcelona:

De la Fuente no pudo ser candidato de Vox en las últimas elecciones catalanas porque tiene varias causas judiciales abiertas. En una causa que instruye el Juzgado número 1 de Mataró, la Fiscalía pide dos años de cárcel para él por organizar una manifestación ante un centro de menas del Masnou en julio de 2019, en la que resultaron heridos varios menores.

El secretario de Organización y cabeza de lista de Vox por Gerona, Ignasi Mulleras, fue concejal de la PxC en Olot, tras pasar por otros partidos de extrema derecha como Democracia Nacional (DN). En 2015, el entonces líder de Plataforma per Catalunta, Josep Anglada, acusó a Mulleras y otros de dos compañeros de partido de tramar una conspiración para asesinarle: siempre según la denuncia, pretendían que un camión se estrellara contra su coche, después de hacerle tomar varias copas durante una cena.

En un primer momento, el juez instructor dictó una orden de alejamiento por la que los tres denunciados no podían acercarse a Anglada a menos de 200 metros de distancia. Finalmente, la Audiencia Provincial de Barcelona absolvió en febrero de 2018 a Mulleras y sus dos compañeros del delito de homicidio en grado de tentativa, porque el plan era poco consistente y las grabaciones aportadas como prueba habían sido manipuladas.

También han sido dirigentes del partido de Josep Anglada el presidente y la tesorero de la gestora impuesta por Vox en Barcelona en octubre de 2019: Joan Garriga y Mónica Lora. En noviembre de 2019, el Juzgado número 3 de Reus (Tarragona) acordó procesar a ambos (y a otros 11 ex dirigentes de PxC), acusados de un delito de discriminación y provocación al odio por la propaganda electoral que habían difundido en los comicios municipales de 2011.

Enfrentados en los tribunales

Durante la campaña, la Plataforma per Catalunya había repartido en los buzones de la ciudad cheques simulados de 4.000 euros con los que pretendía denunciar que la Generalitat había destinado 4.000 millones de euros a la atención de inmigrantes durante tres años.

Por último, también proceden de la Plataforma per Catalunya otros dirigentes de Vox como el actual coordinador en Mataró, José Casado, el concejal en Salt Sergi Fabri, la candidata por Manresa Inmaculada Cervilla o el candidato a la alcaldía de Tárrega Eduardo Pallerola.

Un grupo de afiliados de Vox en Cataluña, descontento con este desembarco de dirigentes del partido xenófobo de Josep Anglada, presentó el 6 de noviembre de 2019 una demanda civil para solicitar al juez que anulara la decisión de disolver el comité ejecutivo de Barcelona e imponer una gestora.

El abogado que representó a estos militantes es Jesús Rodríguez Pachón, que en aquel momento era el coordinador de Vox en Tarrasa. En la demanda, que instruyó el Juzgado número 44 de Madrid, argumentaban que se habían vulnerado sus derechos fundamentales como afiliados y los estatutos del partido.

Dimite la junta directiva

El juicio se celebró el 16 de noviembre a puerta cerrada debido a la pandemia de Covid. Durante su declaración como testigo, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, exhibió varios mensajes de los que se desprendía que Dolores Martín Sancristóbal tenía intención de dimitir como presidenta del comité provincial de Barcelona, antes de que este órgano fuera disuelto por la dirección provincial. La demanda fue finalmente desestimada.

A principios de 2021, el sindicato Solidaridad (impulsado por Vox) comenzó a operar en Cataluña con una junta directiva provisional de seis personas, presidida por Alfonso Paniagua. En sus primeros meses de andadura, superó el centenar de afiliados en Cataluña y participó en varios actos, como una manifestación de apoyo a las reivindicaciones de Jusapol en la Plaza de San Jaime de Barcelona.

También ofreció asistencia laboral a varios trabajadores, con el abogado Jesús Rodríguez Pachón como asesor jurídico. Sin embargo, tras las elecciones autonómicas del pasado mes de febrero, la dirección nacional decidió defenestrar a Rodríguez Pachón como coordinador en Tarrasa, por haber representado ante los tribunales a los afiliados del sector crítico.

Los seis miembros de la junta provisional de Solidaridad en Cataluña presentaron entonces su dimisión, como muestra de apoyo al abogado y ex coordinador en Tarrasa. Desde que se produjo esta dimisión en bloque, el sindicato de Vox se ha deshecho y permanece sin estructura.