Carlos Frías M.A. Ruiz Coll

La base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) ha recibido este lunes la visita de un avión de la Fuerza Aérea de Argelia procedente de Argel, un turbohélice Super King Air B350 utilizado habitualmente para el transporte de personalidades, en plena tormenta por la presencia del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España.

Fuentes oficiales del Estado Mayor de la Defensa (EMAD) español han asegurado a EL ESPAÑOL que en la aeronave viajaban varios altos mandos del Ejército argelino, para asistir a un encuentro anual con representantes de la División de Estrategia (DIVESTRA) del Estado Mayor Conjunto de la Defensa (EMACON) español.

La División de Estrategia del EMACON está encabezada por el contralmirante Saturnino Suanzes Fernández de Cañete y, entre otras funciones, coordina las relaciones internacionales bilaterales del Ejército español con otras potencias.

Las mismas fuentes han asegurado que el encuentro estaba previsto desde principios de año (se celebra en Madrid y en Argelia en años alternos) y que, por tanto, no tiene ninguna relación con la presencia del líder del Frente Polisario en España. La agenda incluye una cena entre las autoridades militares de ambos países este lunes y una reunión de trabajo en la jornada del martes, tras la cual los altos mandos del Ejército argelino abandonarán España.

Brahim Ghali llegó a España el pasado 18 de abril en un avión militar medicalizado procedente de Argel, que aterrizó en la base militar de Zaragoza. Desde allí fue trasladado en ambulancia y con documentación falsa hasta el hospital San Millán-San Pedro de Logroño para ser tratado de Covid. El Gobierno permitió al líder del Polisario saltarse el control fronterizo en el aeropuerto para que no quedase constancia de su presencia.

Todo ello ha provocado una grave crisis en las relaciones bilateriales con Marruecos, cuyo Gobierno ha anunciado que su embajadora no regresará a Madrid mientras Ghali permanezca en suelo español.

Brahim Ghali, líder del Frente Polisario. Montesi / Getty

En medio de esta tormenta diplomática, este lunes aterrizó a las 9:54 de la mañana en la base de Torrejón un avión militar, con matrícula 7T-WRP, en el que viajaban los altos mandos del Ejército argelino para reunirse con sus homólogos españoles. La aeronave apenas ha permanecido en el aeródromo militar madrileño durante una hora, ya que volvió a despegar a las 11:03 de la mañana, de nuevo con destino a Argelia.

Se trata de un bimotor modelo Hawker Beechcraft B350 de la serie Super King Air, fabricado en 2010 por la firma norteamericana Beech Aircraft Corporation, que tiene su sede central en Wichita, Kansas (EEUU). Tiene una autonomía de vuelo de cuatro horas y media y una capacidad para trasladar 19 pasajeros, por lo que no es apto para el transporte de tropas ni de carga.

En el ámbito militar se utiliza, con frecuencia, para el transporte de personalidades y también puede ser adaptado como avión ambulancia, señalan las fuentes del sector consultadas por EL ESPAÑOL.

Viaje previo

La aeronave que ha tomado tierra este lunes por la mañana en Torrejón permaneció la semana pasada en Reino Unido. Entre el 16 y el 20 de mayo viajó dos veces entre Redhill (una población de 37.000 habitantes situada en el sureste de Inglaterra) y el aeropuerto de Gatwick en Londres. Durante la primera de dichas visitas fue tomada por la imagen que acompaña a esta noticia.

Sin embargo, el vuelo llegado este lunes a Torrejón procedía de Argel (Argelia), la misma ciudad en la que Brahim Ghali fue atendido en un hospital militar con un pronóstico grave de Covid con neumonía, usando una identidad falsa, pocas horas antes de volar a España.

La trayectoria que ha seguido el vuelo militar, procedente de Argel, que este lunes ha aterrizado en Torrejón (Madrid).

La Fuerza Aérea de Argelia cuenta con al menos seis aeronaves Super King Air B350, todas ellas fabricadas entre 2010 y 2011 (incluyendo la que ha visitado este lunes Torrejón), otras tres de menores dimensiones modelo B200 (que pueden transportar hasta siete pasajeros) y dos B200T que se utilizan para labores de vigilancia aérea y reconocimiento.

En el ámbito civil, los aviones de la serie Super King Air se destinan habitualmente para usos de aerotaxi (para el transporte de personalidades), como avión ambulancia o para labores de vigilancia y fotografía aérea. De hecho, la empresa concesionaria del servicio de transporte sanitario aéreo de Baleares utiliza una aeronave Hawker Beechcraft B200 como avión ambulancia para el transporte urgente de pacientes entre las Islas y con la Península.

Por su parte, el Servicio Aéreo de la Guardia Civil adquirió el pasado mes de octubre otra avioneta turbohélice Beefcraft King Air 350i para la localización y rescate de inmigrantes procedentes de las costas africanas. También la Policía Nacional tiene cedido por la Justicia el uso de un avión de similares características, que fue incautado a una red de narcotraficantes y que está habilitado como transporte de personalidades.

Traslado de Ghali

El Ministerio de Asuntos Exteriores organizó, en estrecha colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y los servicios secretos argelinos, el traslado en secreto a España del líder polisario Brahim Ghali, que permanece ingresado en un hospital público de Logroño desde el pasado 18 de abril.

La respuesta del Gobierno de Rabat, al descubrir el engaño, fue orquestar una avalancha sin precedentes de 8.000 inmigrantes en Ceuta (incluyendo a cientos de niñios), que han colapsado la ciudad autónoma a pesar de que más de la mitad han sido devueltos en caliente a Marruecos.

Dos agentes de la Comisaría Central de Información de la Policía Nacional visitaron el pasado 11 de mayo el hospital San Millán-San Pedro de Logroño, para entregar a Brahim Ghali la citación para declarar el próximo 1 de junio ante el juez Santiago Pedraz por diversos delitos.

Allí pudieron confirmar que Ghali permanecía ingresado en el centro hospitalario, aunque bajo la falsa identidad de Mohamed Benbatouche. El líder del Frente Polisario se negó a firmar la citación judicial, alegando que quería consultar su situación con la embajada de Argelia y gente de su confianza.

El director médico del hospital informó a los policías que el paciente se encontraba en estado de "extrema debilidad", tras superar el Covid, por lo que desaconsejó que sea trasladado a Madrid para declarar ante el juez, hasta que su salud mejore. Finalmente abandonó la UCI el viernes 14 de mayo.

La operación para que Brahim Ghali sea tratado en un hospital de Logroño ha colocado a la diplomacia española en un callejón de difícil salida. Si finalmente es puesto a disposición del juez Pedraz, se prolongará el conflicto con Marruecos. Y si abandona España protegido por el Gobierno español, sin responder ante la Justicia de los crímenes que se le atribuyen, el escándalo político será aún mayor.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información