Isabel Díaz Ayuso se reunió este jueves con Pablo Casado en Génova para limar asperezas tras el precipitado anuncio del fichaje de Toni Cantó y cerrar el orden de la lista electoral para el 4 de mayo que liderará la presidenta de la Comunidad de Madrid. 

Noticias relacionadas

La relación entre el presidente del PP y su baronesa madrileña es buena: ambos se consideran amigos y la interlocución es "permanente" y "sincera". El choque de trenes entre Génova y la Puerta del Sol se produce solo un peldaño más abajo: Teodoro García Egea es la sombra de Pablo Casado y Miguel Ángel Rodríguez la mano derecha de Ayuso. Y los dos políticos más influyentes en sus respectivos jefes tienen dos maneras de entender la política "muy distinta". 

El secretario general del PP tiene como misión controlar todas las estructuras orgánicas del partido en todo el territorio nacional. Ahora trabaja por absorber el espacio y la plantilla de Ciudadanos de la manera más urgente posible para hacer de Pablo Casado un aspirante real a la Moncloa. En la Puerta del Sol, el objetivo del jefe de gabinete de la presidenta de Madrid es otro: convertir a Ayuso en la rival más fuerte de Moncloa mientras empequeñece a Pablo Casado.

El crecimiento exponencial de la figura de Isabel Díaz Ayuso es obra de su 'spin doctor'. "Miguel Ángel Rodríguez es el presidente en la sombra de Madrid", coinciden los que frecuentan los pasillos de la Real Casa de Correos. La estrategia diseñada en Sol de convertir a Ayuso en un auténtico verso suelto con vida propia dentro del Partido Popular no termina de convencer al círculo más cercano de Casado, sobre todo a García Egea, encargado de engrasar el partido para rebajar el tono precisamente de esas voces internas que van cogiendo forma y puedan poner en entredicho en algún momento la estrategia nacional.

El fichaje

El último encontronazo público ha sido el fichaje del actor Toni Cantó, un movimiento que en el PP de Madrid adjudican con fuertes críticas a García Egea. El secretario general contactó con el exmiembro de Ciudadanos el 10 de marzo, el día que los naranjas presentaron la moción de censura con el PSOE en Murcia, para sondear si Alicante corría peligro. Cantó le confesó a García Egea su intención de dejar tirada a Inés Arrimadas y éste ejecutó el plan.

Fue Miguel Ángel Rodríguez quien telefoneó a Cantó para verse y hablar de una posible colaboración este miércoles, pero la filtración de que iría en la lista de Ayuso como independiente la hizo el equipo de Pablo Casado. "Es Teodoro el que prometió a Toni que iría en la lista de Ayuso en un buen puesto sin contar con el beneplácito de Isabel, que tiene otros compromisos y no quería regalarle el puesto a alguien que hasta antes de ayer ha estado llamándonos corruptos", aseguran fuentes conocedoras de cómo se confeccionaron las listas. Finalmente, Casado impuso a Ayuso que Toni Cantó fuera en quinto lugar, por delante de la mitad de sus consejeros.  

Las prisas de Génova por anunciar el fichaje chocó frontalmente con el prolongado silencio que dio como respuesta la Puerta del Sol, dejando en evidencia la estrategia del equipo de Casado de hacerse con el capital de Ciudadanos sin medir las consecuencias.  "¿Qué aporta Toni Cantó o Lorena Roldán al PP? Somos mucho más que recoger los restos del naufragio de Cs", se lamentan cuadros intermedios del PP que miran ojipláticos al "asalto" de García Egea a Ciudadanos.

Viejas rencillas

Las diferencias entre Génova y Sol vienen de lejos. La incorporación en el Consejo de Gobierno de Ayuso del que fuera jefe de gabinete de Pablo Casado no gustó en Génova. Javier Fernández-Lasquetty se convirtió en verano de 2019 en el consejero de Hacienda y ahora Ayuso le ha encargado el programa electoral de la campaña, con el liberalismo como bandera, que nace con un lema cargado de simbología: "Comunismo o libertad". Ocupa el noveno puesto para el 4-M.

Génova devolvió a Sol el golpe de fichar a Lasquetty convirtiendo al consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid en el gurú jurídico del Partido Popular. El equipo de Pablo Casado colocó a Enrique López en el epicentro de las negociaciones con el Gobierno sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y fue el ideólogo de un plan alternativo al estado de alarma que el PP lleva meses reclamando parar esquivar la excepcionalidad. 

Tras este movimiento, hay quien incluso ve la mano negra de García Egea "para buscar un contrapeso interno a la propia Ayuso" dentro de su propio equipo de Gobierno, aunque desde Sol no sienten que sea una amenaza real.

A Miguel Ángel Rodríguez también se le adjudica la operación de adelantar las elecciones en Madrid utilizando como excusa la moción de censura en Murcia. "Si Ayuso alcanza o roza la mayoría absoluta será un éxito incontestable de ella... y de él, que fue quien llevó en volandas a Aznar hasta la Moncloa", se alegran en la Puerta del Sol. 

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información