Vista aérea de la plantación en Alcuéscar, en Extremadura.

Vista aérea de la plantación en Alcuéscar, en Extremadura. GC

España

Así era el mayor campo de marihuana extremeño: 22.000 plantas y un embalse artificial

La Guardia Civil ha detenido a 9 ciudadanos albaneses que cuidaban la finca en pésimas condiciones de salubridad y al propietario de la misma.

Noticias relacionadas

22.000 plantas de cannabis sátiva y 281 kilos de cogollos constituían la mayor plantación de marihuana de Extremadura. Se ubicaba en la localidad de Alcuéscar, al aire libre, en una inmensa explotación que ha sido intervenida por la Guardia Civil en el marco de la operación Centinela Verde. Han sido detenidas 10 personas: 9 de nacionalidad albanesa a los que se les acusa de un delito contra la salud pública y un español a los que se les suman las acusaciones de trata de seres humanos y contra los derechos de los trabajadores.

Según detallan desde la Guardia Civil, la investigación comenzó al tener información sobre una posible plantación al aire libre de marihuana en Alcuéscar, en Cáceres. Tras analizar caminos y fincas, el pasado 28 de agosto alcanzaron la plantación.

Cuál fue la sorpresa de los agentes al explotar el operativo y encontrar que era la mayor plantación de marihuana en toda Extremadura. Se ubicaba en "el interior de una finca, en una zona abrupta y de difícil acceso, una plantación de marihuana con cerca de 22.000 plantas". Los nueve ciudadanos albaneses estaban trabajando en la plantación, cultivando y recolectando las plantas. También las secaban y envasaban los cogollos para su venta.

Operación 'Centinela Verde' contra la mayor plantación de marihuana de Extremadura

Para el cuidado de las plantas, el clan había creado un embalse artificial de agua de grandes dimensiones con las que regarlas. Un "sofisticado sistema de riego", según detalla el Instituto Armado.

"Los agentes observaron, además, que los nueve hombres permanecían, prácticamente las 24 horas del día, en el interior de la finca, durmiendo en tiendas de campañas y colchones que habían colocado en distintos puntos del perímetro de la plantación. Esto les permitía tener el control sobre el cultivo y evitar ser vistos por la zona. Además, guardaban su comida y enseres personales en bolsas de plástico, y vivían en pésimas condiciones de higiene y salubridad".

Tras la detención de los nueve ciudadanos albaneses, la Guardia Civil siguió el rastro del propietario de la finca, un individuo español vecino de Arroyomolinos (Cáceres). Una vez capturado, se le acusa de los delitos de de tráfico de drogas, trata de seres humanos y contra los derechos de los trabajadores.

Con esta operación, llevada a cabo por la Guardia Civil, se ha conseguido desmantelar un importante punto de cultivo y elaboración de drogas, en la que supone la mayor incautación de marihuana llevada a cabo hasta la fecha en Extremadura.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, la droga y demás efectos intervenidos, fueron puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 3 de Cáceres, que acordó la retirada del pasaporte de los 9 detenidos albaneses, y la comparecencia judicial quincenal para todos ellos, a la espera de juicio.