Piscina pública de Fuenteguinaldo.

Piscina pública de Fuenteguinaldo. Redes sociales

España TOPLESS

Fuenteguinaldo, la Galia contra el topless en España: claves de una polémica regulación

La alcaldesa (Cs) de este pequeño municipio salmantino alega que la práctica puede "escandalizar a niños y ancianos".

Noticias relacionadas

El topless está prohibido en la piscina pública de Fuenteguinaldo, la única de la que dispone este pequeño municipio salmantino de apenas setecientos habitantes. La Ordenanza Reguladora del Ayuntamiento de la localidad es tajante: "Está prohibido bañarse sin los respectivos trajes de baño y/o hacer topless en las áreas de piscinas y/o jardines".

Su alcaldesa, María Lourdes Palos, indica que esta práctica, "al tratarse de un pueblo pequeño", "puede escandalizar a niños y ancianos". Ciudadanos gobierna esta localidad con el apoyo del PP. Tras las pasadas elecciones, el escrutinio concluyó antes de las once de la mañana.

En Castilla y León, la normativa de la Junta que regula el uso de las piscinas públicas no recoge ningún tipo de reglamentación específica en el tema del topless. La permisividad de esta práctica queda entonces en manos de la ordenanza de los ayuntamientos. Existen capitales de provincia en la comunidad, como Soria, que consienten expresamente esta práctica en las piscinas públicas de la ciudad.

Un vacío legal

El topless ha vuelto al epicentro del debate público después de que el Ayuntamiento de Barcelona instara a todas las piscinas municipales a retirar cualquier normativa que prohibiera su práctica.

De este modo -según alegó el equipo de Ada Colau- se pretende poner fin a cualquier "restricción de la libertad de las mujeres de elegir su indumentaria de baño". En la mayoría de localidades, cada centro deportivo tiene unas indicaciones diferentes respecto a la regulación del topless. Mientras que en algunas piscinas se permite en cualquier lugar, en otras sólo se puede hacer en el solárium o en la piscina exterior.

El vacío legal existente en las autonomías españolas con respecto a esta práctica -delegan esta competencia a los consistorios- ha dado lugar a situaciones de lo más variopintas. En junio de 2018, el Ayuntamiento de L'Ametlla del Vallès (Barcelona) sometió el topless a referéndum online dirigido a las usuarias de las piscinas municipales. Finalmente, el 60,9% de las 379 participantes se mostró favorable a levantar la prohibición a hacer topless, que regía hasta entonces en el municipio.