Acceso a la base naval de Rota.

Acceso a la base naval de Rota. EFE

España

Un soldado de EEUU en Rota roba dos coches en dos días y embiste a un guardia civil en la huida

El individuo, de 33 años, ya ha sido detenido por el Instituto Armado; el agente herido todavía se recupera de las heridas.

Noticias relacionadas

La Guardia Civil de Cádiz ha detenido a un soldado de Estados Unidos destinado en la base militar de Rota por el robo de dos vehículos y haber arrollado a uno de sus agentes en la huida. Los hechos tuvieron lugar el pasado mes de junio, si bien la identificación del sujeto por el accidente en el que terminó malherido un guardia civil no se ha producido hasta los últimos días.

Según fuentes de la Guardia Civil consultadas por EL ESPAÑOL, el detenido es un soldado de 33 años destinado en la base de Rota. Se trata de un espacio militar español, cedido en parte a las fuerzas armadas de Estados Unidos; allí están desplegados varios destructores norteamericanos que constituyen un escudo antimisiles de la OTAN.

Los hechos arrancaron el 17 de junio, cuando el individuo robó un turismo BMW. Sufrió dos siniestros por la noche y, en una huida precipitada, dejó abandonada su documentación en el interior del coche.

El accidente no la arredró. El 18 de junio trató de robar, sin éxito, otro coche de la marca Daewoo. Sí que consiguió hacerse con una furgoneta Citroën C-15 en Chipiona. Su propietario no tardó en denunciar la desaparición del vehículo.

Una patrulla de Tráfico de la Guardia Civil identificó la furgoneta robada cuando viajaba por la carretera A-2078, dentro de Rota. Trataron de darle el alto, pero el soldado estadounidense maniobró para deshacerse de sus perseguidores. Uno de los guardias civiles cayó y sufrió varias heridas de gravedad, roturas y policontusiones. 

Dos veces detenido

El soldado fue detenido el pasado 21 de junio por el robo del primer vehículo, en el que se había localizado su carné militar. Por entonces, los investigadores no sospechaban que el militar quería haber sustraído un segundo coche, que se había hecho con la furgoneta, ni que él había sido el autor del atropello al agente.

Hicieron falta varias piezas para encajar el puzle. Por un lado, las huellas que la Guardia Civil encontró en el Daewoo, que coincidían con las del soldado. También la localización de la furgoneta en las inmediaciones de la base de Rota. Y, por último, el análisis de las imágenes de las cámaras del emplazamiento militar.

Reunidos todos los indicios, los agentes detuvieron por segunda vez al militar el pasado 18 de julio, esta vez acusado de robo, delito contra la seguridad vial, contra la autoridad y de abandono del lugar del siniestro.