Félix Ramos, en el centro, junto a dos jóvenes en una cafetería en Marruecos.

Félix Ramos, en el centro, junto a dos jóvenes en una cafetería en Marruecos.

España INVESTIGACIÓN

El marbellí denunciado por estafa en Tánger, salpicado ahora por un escándalo con menores

Prometía "papeles" para viajar a Europa a chicos marroquíes y se promocionaba entre muchachos españoles como agente de modelos.

Tánger

Noticias relacionadas

Félix Ramos, el marbellí denunciado en Marruecos por vender títulos y distinciones en nombre de instituciones españolas como una asociación de la Guardia Civil, se ha visto salpicado ahora por un escándalo con menores a uno y otro lado de El Estrecho.

Ramos, que tal y como avanzó EL ESPAÑOL ha estado viajando regularmente durante más de una década a Tánger, comenzó una relación con un menor marroquí que mantuvo al menos durante cuatro años.

Según un empresario de esta ciudad marroquí, Ramos le pidió dinero en repetidas ocasiones “para ayudar a este chico” y para “arreglarle papeles”. “Félix Ramos le llevaba con él de fiesta. Incluso le buscó trabajo mientras le arreglaba la documentación para pasarlo a España”, añade. 

El primer encuentro con el menor tuvo lugar en la casa de Manuela Vilches, una mujer marbellí con vivienda en Tánger que se presenta en Marruecos como “condesa de Vilches y grande de España”, y que suele organizar fiestas en su casa, en las que en ocasiones cobra entrada. “Ramos le daba a beber vino, siendo menor y musulmán”, denuncia una persona que frecuentaba la vivienda.

Carrera como fotógrafos

Según las versiones recogidas por este diario, Félix Ramos llamaba la atención de  jóvenes en Marruecos ofreciéndoles una carrera profesional de fotógrafos o cámaras de televisión. A algunos los contrataba por unos dírhams -la moneda local- para su programa de YouTube Junto a ti: Around the world, mientras viajaba por el país grabando hoteles y restaurantes con los que llegaba a acuerdos económicos para hacerles publicidad en los vídeos.

En ese periplo llevaba a los chicos a hoteles de cinco estrellas y buenos restaurantes. “Les ofrecía una vida irreal”, detalla el dueño de un establecimiento de lujo en Tánger. Los menores aceptaban, en algunos casos, bajo la promesa de que les “iba a arreglar los papeles” para llevarlos a España. 

“Alguna vez me daba 50 dírhams” (algo menos de 5 euros), dice uno de los chicos  que acompañó durante varios años a Ramos en sus andanzas por Marruecos y que ahora sostiene estar arrepentido.  

Pero Félix Ramos también capta a chavales en España a través de una agencia de modelos que dice tener en Londres. De hecho, se presenta públicamente como mánager de chicos modelo. En una entrevista con Cuatro, Salman Yousra, uno de los “protegidos” de 19 años o “representados” de Ramos, confiesa que “como influencer se vive bien, pero tienes que tener las ideas claras”. 

-¿Y tú pagas en los sitios?,  -le pregunta la periodista.

-Hay sitios en que sí, y sitios en que no, -dice el chico.

-Ya me encargo yo de arreglárselo para que no pague mucho, -les corta a ambos Ramos entre carcajadas.

Desnudos integrales

“Félix Ramos se encaprichó de mi hijo”, denuncia un padre en Marbella que prefiere mantener por ahora su nombre en el anonimato. Explica cómo tuvo que luchar para que su hijo, menor de edad entonces, no hiciera caso a este hombre.

Ramos conoció al joven en Oviedo, en junio de 2016, en la gala de los premios de la asociación Foro Europeo Cum Laude. Más tarde coincidieron en una convención del Rotary Club Marbella, y ahí se hizo con el teléfono del chico, que entonces tenía 17 años.

Poco tiempo después, el chaval le confesó a una amiga que había recibido una grabación en el WhatsApp de Félix Ramos. Y la familia de la chica lo puso en conocimiento del padre del menor, a quien convencieron para denunciar

Ramos aseguraba que tenía una agencia de modelos en Londres, y en el audio solicitaba al menor fotografías suyas para enviarlas y ver si podía admitirle. Le decía que tenía que “mandar desnudos artísticos, pero que los desnudos integrales jugaban mucho más a su favor”, recuerda el padre.

En el año 2017, padre e hijo pusieron el caso en conocimiento de la Policía de Marbella. Les tomaron declaración en comisaría, pero la investigación “no fue más allá”, recuerda el progenitor.

Se impone el silencio

A pesar de que este periódico tiene más detalles de los devaneos de Ramos, algunos de los protagonistas prefieren guardar silencio. Ramos ha llamado a personas implicadas para pedirles discreción, asegurando que se encuentra “muy mal”, que está “tomando pastillas”.

Los viajes de Ramos en compañía de jóvenes han sido recurrentes como él mismo alardea con fotos y vídeos en las redes sociales. Todavía este pasado mes de marzo se paseó por el Riad Karmela de Marrakech con varios jóvenes para realizar un reportaje sobre influencers.

Después del trabajo se relajaban en el hamam, baño turco, como muestran las instantáneas tomadas con los dorsos desnudos dentro del agua. Lo cierto es que Félix “venía acompañado de chicos jóvenes y dormían en la misma habitación”, explica una de las personas que le conseguía alojamiento en Marruecos.