La operación se ha llevado a cabo con la colaboración de Interpol.

La operación se ha llevado a cabo con la colaboración de Interpol.

España

Un detenido en Madrid implicado en una red de retorno de yihadistas a España desde Siria e Irak

El dinero que hacía llegar a Siria de gente afín al Estado Islámico servía para sufragar los gastos de los viajes de los 'foreign fighters'.

La Policía Nacional ha detenido a un individuo en Madrid al que investiga por su implicación en una red de retorno de combatientes yihadistas desde Siria e Irak. Se trata de un "remesador" que enviaba dinero a zonas de conflicto para sufragar los viajes de los extremistas. El Juzgado de Instrucción Central Número 1 ha dictado prisión provisional sin fianza sobre el detenido, acusado de un delito de financiación de actividades terroristas.

Los investigadores enmarcan a este hombre dentro del aparato financiero del Estado Islámico. Su función era la de enviar dinero procedente de simpatizantes de los yihadistas hasta Siria. Desde allí se orquestaba el regreso de foreign fighters a territorio europeo y español, coincidiendo con las derrotas militares que ha sufrido Daesh en la región.

El envío de dinero se realizaba a través de diferentes tipos de transacciones financieras, aunque imperaba el medio de la hawala para llevarlo a cabo. Se conoce como hawala a un sistema de transferencia de fondos informal que permite enviar dinero a cualquier parte del mundo al margen del sistema financiero ordinario y la supervisión administrativa. 

Detenido un hombre en Madrid vinculado al aparato de financiación de Daesh

En la hawala se emplea una red de mediadores que cobran una comisión por servirse de sus negocios para transferir los fondos al país deseado. Un intermediario en el país de destino lo recibe y lo entrega el destinatario final que se identifica con un código que reconoce a los intervinientes en la transacción.

El detenido adoptaba medidas de seguridad para evitar su seguimiento. Los investigadores, no obstante, lograron tirar del hilo y detectar una estructura establecida en Siria, formada por responsables económicos y combatientes para lograr dar soporte económico a diferentes terroristas extranjeros. 

El dinero se recaudaba entre afines al Estado Islámico en suelo europeo. Las redes sociales constituían una vía principal en la captación de estos fondos. "Una vez establecida dicha relación, era en esas conversaciones virtuales donde les facilitaban el contacto de componentes del aparato financiero central de DAESH en suelo sirio".

"El operativo, que coincide con la pérdida total del control territorial de DAESH en Siria, supone la neutralización de una amenaza para la seguridad, puesto que evita la vuelta a nuestro territorio de elementos radicalizados y con experiencia de combate que hubieran podido materializar tanto acciones armadas como de captación de nuevos miembros", detalla la Policía.

La operación se ha llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 1 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. También ha contado con la colaboración de Europol.