Pedro Sánchez y Susana Díaz, en una reunión en Moncloa.

Pedro Sánchez y Susana Díaz, en una reunión en Moncloa. Juan Carlos Hidalgo Agencia EFE

España PSOE

Guerra por el PSOE andaluz: Díaz rechaza ir a Madrid y Sánchez activa el asalto a las Diputaciones

Sánchez decide ir minando la autoridad de Díaz asfixiándola en las Diputaciones, clave en el poder local y con poder de contratación.

"No hay ningún calendario de renovación, no hay ningún congreso extraordinario, no hay nada más que normalidad al respecto". Con esa frase, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, trató de zanjar el lunes la pregunta que sobrevuela al PSOE-A y el futuro de su líder, Susana Díaz. ¿Promoverá Ferraz su destitución?

La respuesta, según Ferraz, es un "no" rotundo. Es más, cuando Díaz y Pedro Sánchez han tenido que coincidir, se han deshecho en elogios mutuos. Pero la procesión va por dentro y fuentes del PSOE insisten en que las espadas están en alto. Sánchez cree que la el paso al lado de Díaz es cuestión de tiempo, aunque ella se resista ("caerá como fruta madura", dicen en Ferraz) y Díaz reivindica su derecho a liderar la oposición a Juanma Moreno y a tratar de recuperar la Junta de Andalucía. 

La dirección federal del PSOE sigue defendiendo en privado que la situación de Díaz es insostenible tanto por la pérdida de la Junta de Andalucía tras 36 años de gobierno ininterrumpido como por el deterioro que ha sufrido la imagen de Díaz. Además, consideran que la líder regional no ha asumido la derrota de las primarias de 2017, cuando disputó sin éxito a Sánchez la secretaría general del PSOE. 

A pesar de que hay destacados partidarios de Sánchez en Andalucía (disidentes de Díaz) que piden una solución quirúrgica que la aparte del timón del partido, Ferraz ha optado por la táctica de la asfixia política. Impuso las candidaturas electorales en contra del criterio de Díaz y para eso fue capaz de pactar con cuatro de los ocho secretarios generales provinciales, erosionando su autoridad. Ahora, Sánchez se dispone a hacer lo propio con los diputados provinciales y los presidentes de varias Diputaciones. Para ello, de nuevo, cuenta con la posibilidad de decretarlos desde Ferraz y en contra de Díaz, algo para lo que le facultan los artículos 314 y 315 del Reglamento. ¿Cuáles serían los presidentes afectados? Al menos los de Sevilla, Córdoba y probablemente Cádiz, las tres provincias que en la elaboración de las listas al Congreso se mantuvieron con Díaz. 

El asalto de las Diputaciones

"Sánchez quiere hacerse con las Diputaciones y está logrando romper algunas provincias", explica un dirigente del PSOE-A. "Sus aliados ya empiezan a postularse para debilitar a Díaz", señala. Si Sánchez controla las diputaciones, controlará Presupuestos de gran importancia, así como la contratación de cargos de confianza que le serán leales. 

"Ha habido un gran triunfo de todo el PSOE, pero sin duda del proyecto de Pedro Sánchez, lo que tiene que calar en el sur y tiene que haber repercusiones", resumió esta semana Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) y uno de los más cercanos a Sánchez. Según Toscano, Fernando Rodríguez Villalobos, presidente de la Diputación de Sevilla y padrino político de Díaz, debería actuar de forma "generosa" y dar "un paso al lado". 

Díaz acudió este lunes a Madrid para reunirse con Sánchez. La visita no estaba anunciada y tenía por objetivo tratar de pactar las listas a las Diputaciones. Pero Ferraz avisa: si Díaz no cede y permite la entrada de los suyos, Sánchez puede imponerlos con la mera aplicación del Reglamento. 

Díaz no quiere puente de plata a Madrid

Este miércoles, la noticia que saltaba era otra. Sánchez habría ofrecido a Díaz la presidencia del Senado antes que a Miquel Iceta. El puesto, de cuarta autoridad del Estado, ha recaído finalmente en el catalán Manuel Cruz, y hubiera obligado a Díaz a renunciar al liderazgo del PSOE-A. Sería un puente de plata, una salida presentable antes de que la pinza entre Ferraz y los dirigentes del PSOE-A que trata de sumar a la causa le enseñen la puerta de salida. 

Otras hipótesis aseguran que Sánchez podría ofrecerle a Díaz un puesto de ministra en una cartera importante pero no de alta visibilidad, como por ejemplo Defensa. No sería una promoción para Díaz, ya que el ofrecimiento se haría exclusivamente para que Ferraz se hiciera con el control de la federación andaluza, la primera en militantes. Esa es la máxima prioridad. 

Díaz asegura estar al margen de todas estas especulaciones y rechaza irse a Madrid. Según fuentes de su entorno, ha quedado claro que su prioridad es Andalucía, lo que le hará rechazar cualquier cargo.

Sus cercanos aseguran además que estos ofrecimientos contribuyen también a seguir debilitándola al trasladar la imagen de que dice "no" a Sánchez o incluso desprecia las ofertas de nada menos que el presidente del Gobierno. En ese sentido, serían ofrecimientos envenenados ante los que Díaz, según señala todo aquel que la trata, está más que dispuesta a resistir.