Exoesqueleto militar del modelo Ratnik 3, correspondiente al Ejército ruso.

Exoesqueleto militar del modelo Ratnik 3, correspondiente al Ejército ruso.

España FUERZAS ARMADAS

El Ejército planea proteger a sus soldados con exoesqueletos a partir del año 2035

El sistema será al mismo tiempo una fuente de información para el militar; el Ejército de Tierra planea incorporarlo a su nuevo concepto de brigada.

Soldados protegidos con exoesqueletos y la incorporación de inteligencia artificial y robótica a las brigadas, así como a sus estructuras de apoyo. El Ejército de Tierra sigue desarrollando nuevas ideas de cara al horizonte 2035; un plan de renovación que gira en torno a la incorporación de los vehículos 8x8 -también conocidos como dragones- para ofrecer una respuesta más adaptada a las nuevas amenazas.

El Ejército considera que su actual concepto de brigada puede quedar obsoleto en los próximos años. Las guerras híbridas y la revolución tecnológica que se están viviendo en los conflictos actuales -lecciones aprendidas de escenarios tan dispares como Siria o Ucrania- requieren un nuevo modelo de estructura. La apuesta principal pasa por los 8x8, vehículos que sustituirán a los actuales BMR y que constituirán un nuevo modo de actuación y despliegue.

Pero no sólo se pone el foco en los 8x8. Desde el Ejército de Tierra se han puesto sobre la mesa una batería de medidas que se encuentran en diferentes fases de desarrollo. EL ESPAÑOL ya contó cómo se está ensayando el combate en subsuelos; también se está potenciando la fuerza del binomio hombre/perro. Además, preocupa cómo hacer frente a las nubes de drones y a otros proyectos armamentísticos que ya se están empleando en diferentes zonas de conflicto.

"El valor principal del Ejército sigue siendo el soldado", insiste habitualmente el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Francisco Javier Varela Salas. La protección de los efectivos llega a través de un mejor posicionamiento en el campo de batalla a través de los nuevos sistema de información y comunicación. Pero el cuerpo militar también planea la incorporación de exoesqueletos.

"Se prevé el empleo extendido de exoesqueletos en apoyo al combatiente a pie", detalla la revista institucional Tierra en su último ejemplar. De acuerdo a sus valoraciones, este sistema de protección "permite disminuir no solo la carga física del combatiente, sino también su carga cognitiva gracias al uso de sensores".

Se trata de un equipamiento que recubre la piel. En la industria militar, no sólo protege al soldado, también potencia algunas de sus capacidades físicas. Una imagen que encaja en escenas de películas de ciencia ficción, pero que ya se está desarrollando en potencias. En el caso ruso, el traje del futuro recibe el nombre de Ratnik 3; en desarrollo desde 2015, el año pasado superó los primeros ensayos. En Estados Unidos, el exoesqueleto Fortis ha sido desarrollado por la empresa Lockheed Martin para fines principalmente civiles, pero también se planea la incorporación al mundo militar. China o Francia, entre otros, también cuentan con sus propios programas.

¿Y en el caso español? Por ahora no se conoce cómo ni quién desarrollará el traje del futuro. La apuesta del Ejército respecto a estos proyectos tecnológicos, no obstante, pasa por la industria española; en ocasiones, con el apoyo de instituciones universitarias. La revolución está prevista para el año 2035.