Pedro Sánchez en un acto político este miércoles.

Pedro Sánchez en un acto político este miércoles. EFE

España

Sánchez defiende sus "viernes sociales" pese a que PP y Cs piden prohibir las ruedas del Consejo

Ha prometido recuperar el subsidio de desempleo para parados mayores de 52 años antes de que finalice la legislatura.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido de que piensa seguir gobernando "hasta el último minuto de esta legislatura" y seguirá tomando las medidas sociales que PP y Ciudadanos han "obstaculizado" durante meses en el Congreso y el Gobierno aprueba ahora mediante Reales Decretos leyes.

Y ha prometido que antes de que finalice la legislatura, entre las medidas que se van a tomar estará recuperar el subsidio de desempleo para parados mayores de 52 años.

En un mitin del PSOE celebrado este miércoles en Vitoria, Sánchez ha respondido así a las denuncias que PP y Ciudadanos han hecho sobre los consejos de ministros en precampaña. Los populares incluso han pedido a la Junta Electoral Central que prohíba las ruedas de prensa posteriores a las reuniones del Ejecutivo en este periodo preelectoral.

El secretario general del PSOE ha ironizado sobre el hecho de que el PP y Cs "andan enfadados" porque el Gobierno tome medidas sociales.

"¿Pero qué esperaban?", se ha preguntado, para señalar que "el problema de la derecha no son los 'viernes sociales' sino que haya políticas sociales para la mayoría del país".

Ha recordado que la mayoría de los reales decretos leyes que se están aprobando desde el Ejecutivo fueron antes proposiciones de ley del grupo socialista cuando estaba en la oposición y cuyo debate impidieron PP y Ciudadanos con su mayoría en la Mesa del Congreso, cometiendo así "filibusterismo parlamentario" contra medidas que iban en beneficio, ha recalcado, de toda la sociedad.

La derecha, ha señalado, impedía el debate de estas propuestas porque sabía que saldrían adelante al contar con mayoría suficiente -la del resto de partidos- para lograrlo.

Entre aquellas proposiciones de ley estaban las medidas de igualdad laboral o la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal para dotar a los jueces de más recursos para investigar la corrupción.

"Y yo digo vamos a ver, ¿quién instrumentaliza, los que aprobamos políticas en beneficio de la mayoría social o los que usan resortes del Estado para obstaculizar la labor de los jueces investigando la corrupción?", ha preguntado Sánchez.

Por eso ha insistido en que el Gobierno seguirá aprobando esas medidas que estuvieron meses paradas en la Cámara Baja.

Y ha justificado también el uso de reales decretos leyes por el carácter de urgencia de algunas de estas actuaciones, porque urgente es por ejemplo, ha subrayado, "lo que ocurre con los precios del alquiler", que están subiendo exponencialmente, sobre todo en las grandes ciudades".

"Tenemos que poner coto" a esa subida de los precios del alquiler, "sobre todo para nuestra gente joven que se emancipa a los treinta años cuando en otros países lo hacen a los veinte".

Pedro Sánchez ha señalado que lo que tiene que responder la derecha es a la pregunta de "si está o no de acuerdo" con estas y otras medidas sociales, o si lo que pretende, ha reiterado, es una España en la que "solo caben ellos".

El líder socialista ha asegurado que en su Gobierno están "orgullosos" de la labor hecha estos meses, aunque también "algo contrariados" por no haber contado con un mayoría parlamentaria fuerte que habría permitido, entre otras cosas, derogar la reforma laboral o aprobar los presupuestos.

Por eso ha insistido en la necesidad de que haya una victoria electoral contundente para el PSOE que otorgue una mayoría progresista para seguir con estas políticas.

Para los comicios del 28 de abril, ha recalcado, hay "muchas siglas pero solo dos opciones", la que mira al futuro en una España en la que "quepan todos" o ir "40 años hacia atrás" a otra España en la que "solo quepan los que piensan como los tres que se hicieron la foto en la plaza de Colón de Madrid hace unas semanas".

Por todo ello ha llamado a la movilización para votar por un proyecto "sensato y cabal", de "sentido común" como el suyo.

Una vez más, Sánchez ha reprochado al líder de Ciudadanos su "cordón sanitario" contra el PSOE, y se ha preguntado quién es Albert Rivera para hacerlo contra un partido que "puso en pie" leyes como la de igualdad o contra la violencia de género.