España

Abascal alaba el modelo italiano: disparar al ladrón si hay indicios de que tenga un arma

La Ley de Legítima Defensa fue una de las promesas electorales de la Liga y uno de los estandartes ideológicos del partido de Matteo Salvini.

Salvini hace, Abascal aplaude. Tras la aprobación en Italia de un proyecto de ley impulsado por la Liga para considerar "siempre legítima", incluso con simplemente la amenaza de uso de arma, la defensa ante un intruso utilizando un arma de fuego, el líder de Vox lo ha celebrado como "un acierto público".

La Ley de Legítima Defensa fue una de las promesas electorales de la Liga y uno de los estandartes ideológicos del partido de Matteo Salvini. Una postura que coincide con la de Santiago Abascal.

El líder de Vox lo ha calificado como algo de "sentido común" a través de una publicación en Twitter: "La dictadura progre que pretende que la gente se deje robar, violar y matar dentro de sus propias casas se derrumba. Es puro sentido común reconocer el derecho a defender nuestro hogar, y a defendernos en nuestro hogar. Un acierto político".

La modificación del artículo 52 del Código Penal italiano fue aprobada este martes y solo requiere que haya evidencias de esa amenaza, aunque no sea real, para disparar a un posible ladrón. La nueva legislación evita que se procese a quien haya actuado de esta manera defendiéndose en "un estado de grave agitación fruto de la situación peligrosa".

Además, se aumentan a hasta seis años de cárcel las penas para los ladrones que entren en una propiedad privada para robar. Esta modificación ha tenido un apoyo mayoritario con 373 votos a favor, sólo 104 en contra y dos abstenciones.

Ahora debe pasar por su aprobación en el Senado, algo que indivisiblemente hará ya que la Liga y Movimiento Cinco Estrellas y tienen mayoría allí. Este último tuvo que incluir la medida en su pacto de Gobierno pese a su reticencia. Luigi Di Maio se mostró "fiel al contrato" aunque explicó su postura: "Mi objetivo es explicar a los italianos que la defensa personal está bien, pero los ciudadanos deben ser defendidos por el Estado y las fuerzas del orden".

Sí tuvo más apoyo por parte de  Silvio Berlusconi y su Forza Italia y de Hermanos de Italia, que han mostrado su apoyo e incluso pretendían endurecer la modificación.